Archive for the ‘Pensamientos en voz alta’ Category

Beloved

septiembre 15, 2006

Lucía bella, alpargata y nueces en el patio reflejan tu adolescer cristiano de flores y cementerios, mi bella. Juan, tardes de arrollo y palermo a la deriva. Marceleste y plata, años de cuchilla, filo y bruma. Virginia y Victoria al plato tibio de las noches fuertes, sus piernas se vesan, se vomitan, se vuelan en candombes que nadie solo ellas bienviven doblevente y simplemente entre la nube de faso y en infierno verdeflor de cincuenta guita. Matilde, costanea sinuosita su andar levantando, no muestra, mira y el sol se le detiene en la frente, almíbar de plomo y música blandita. Fabiana se desviste y el agua le llueve un aroma sin vida, un buscar constante de esencias y médanos tibios, patina en religiones, me llama mamá, me dice queridayudamepordiostelopido y le doy un peso y que dioselopague y yo, sí, diosiempredevuelve y más querida serás vos y otras excusas livianas. Abstracto misticismo es el desaire.

(more…)

Anuncios

Great Gig

junio 21, 2006

Simulás ser un hada maldita que recorre las turbulencias del alma.
Una nube te acobarda y tanto amor te guapea. Puta. Mil veces mal.
Hada simulante. Creadora de holocaustos y de mares inmetibles.
Deberías someterte a tu misericordia. Dejar de lado tu fiebre volida.
Y miseriar a los que te robaron tanto. Más que la vida, los sueños. La libertad. Y hasta a un poco del hambre que también te robaron. Casi una herencia. Es sólo cuestión de decirlo, lo entiendan o no. La cosa está muy clara. Los cuerpos relajados y las respiraciones violentas.
La demolición es a dos cuadras de acá. No nos van a afectar los escombros.
Vos quedate mirándote fijo en la virgen. Eso no falla nunca. Vos mirala bien.
Las flores se van a ir pudriendo, las velas. Pero no te preocupes.
Vos seguí mirando. Hasta que ya no se muera y se vuelva acuarela en tus ojos.
Hasta que tenga que simular también ella el milagro.
Hasta que grite de sangre, de limpieza, de tul, de baldes, de boda.
Vos seguí. Seguí mirando.
Perdices y amores, aprendan de esto. Miren también!
Que ya llega el misil a explotarle el costado.

(more…)

No se entiende (avisados quedan)

abril 25, 2006

En la medida en que esa cosa de la transversalidad pretendía tomar forma como proyecto de alma, la vida, vacunada de los desentendimientos que había vivido, acompañaba las ciclotímicas tempestades, tendiendo una sábana de riesgos que dilataban la comprensión de una homilía insípida y unitaria.
Paradójicamente, ese ensanchamiento ocasionaba un ruido en los discursos que habían construido los imaginarios de hasta cinco versiones de una misma vida. Y todo esto en el interín del propio rock mental, donde la rampa de la oratoria doméstica y chauvinista había impregnado lo que alguna vez fuera una canción colorida, fatua y con destrezas retóricas que la llevaran a los mismísimos laureles de la introliteratura personal.
Sin embargo, en ese nuevo concepto, salvajemente frontal, la vida se había rebajado a una segunda instancia, y su orador, había usurpado su papel protagónico.
Pero la vida, divina ella, supo encontrar también voces alternativas que participaron en otra construcción de la lectura del alma, una desconsolada, escéptica y melancólica, que, si bien aspira a transformarse en un amplificador unipersonal, no pretende la titularidad intuitiva de todo.
Se trata de una sangre instantánea, y al mismo tiempo contrariada, que, pese a que sufre también los trastornos del alma, no siente la presión de representar sino a su contexto inmediato. Esta vida descorazonada, que encuentra antecedentes remotos en todos los espejos, atraviesa hoy un caleidoscopio musical que tiene en la precariedad de la voz y la modernidad del word, sus principales herramientas.
Y no sé a cuento de qué, pero es lo que hay.

(more…)

Janaína

marzo 29, 2006

Resala con deliberada condistencia
La inusitada corteza de la gaviola
que druge al albur de su dentisura
y plantifica declives que arruman nostalmias
Una sobre otra, una detrás de otra
leves, remilantes, funestas
apilacitas, sublimes y ordinadas
Mudan resinas, clamos marchitados
y un vapor finido que no cesa de arrimarse
Me renderea en abislones que no cumplen con nadas
Y ruma aprendilando las pretenciosas diciones
Tanto,
que ya,
ni admite falta,
seguir gentando.

Mirá como se puede
Y no sirve tampoco
Si todo es simulacro
Si el calambre te llega al alma

El mundo frena en seco
Se acordeona frente a tu autopista
Embalizate y respirá todo el cemento
El hedor. Miralo de frente.
Cagate de miedo y seguí respirando
Saturá la hipófisis. Suturá la imagen.

No obedecer ni a la imperativa sugerencia de las palabras
Cagarse de mundo,
Y seguir intventando
Esa, y no otra, es la reputa cuestión.

(more…)

Huid Mortales

marzo 27, 2006

Ella haría todo para atraerlos.
Se hizo un corte en la palma y dejó que su sangre cayera al agua.
Cerró los ojos hasta que sintió un aliento húmedo en la nuca
y algo, como unos peces, acariciándole de nuevo los pies.

(more…)

XXX

marzo 20, 2006

Este relato esconde un mensaje cifrado. Escondido entre las letras y fingiendo un orden diferente, las palabras simulan ser otras. Hablan de amores cuando el pánico al odio las desmiembra mostrando irrealidades medianamente comestibles. Mensaje cifrado, decía, que canta la posta. La locura no lírica, la rica, la que vale, la que genializa lavida. Esconde imágenes del olvido que se olvida a si mismo en un mar de recuerdos impares i lógicos. No se deja comprender. Tiene la sabiduría de los viejos que ya ni se explican y sólo sonríen mientras esperan que empiece el milagro a medida que ellos se terminan. Entre estas paredes deletreadas, hay un viento que si se dejara soplar, las orientaría de sur a radical norte para que simplemente intentaran ser eso para lo que emergieron rompiendo pieles y cabezas y calmas y destinos, que tan escritos se creían, almitas tontitas, mi dios, que bobitas. Pero el viento ni sopla ni va a soplar, las va a dejar solas, grandes, enormes. Que aprendan a caminar probando los golpecitos, que prueben crucigramas, se mezclen, se enrieden, se horquillen, formen anagramas de si mismas hasta dar con la combinación que libere el mensaje que encierran.
Si tan sólo lo intentaran.

(more…)

Golondrina

enero 15, 2006

Vuelo la ciudad donde te conocí, sobre la lluvia, hasta encontrar la esquina, el boulevard, las luces de la heladería donde nos embriagábamos de risa. Sobrevuelo calles torcidas, cruzo vías, plazas, sé que ahí, en esa esquina, siguen estudiando y en la iglesia cantan las mismas canciones que vos y yo cantábamos cuando el mundo era joven y el futuro tan grande.
Planeo sobre jardines vacíos, sobre la lluvia, como la lluvia de aquellos días, el banco de piedra donde filosofábamos al viento y al paraguas muerto.
Volando escapo, feliz de recorrer la ciudad donde te conocí (porque a veces, incluso las personas más quietitas se enfurecen de golpe).
Esto no depende de nada, o quizás obedezca a alguna energía injusta y antigua que se adueña de las arterias, de las piedras de mis músculos, de mis entrañas, y de los lugares más oscuros del alma.
Cuando mi cabeza se sublevó, y esto sucede una o dos veces por siglo, diez ojos se ahogaron, y las murallas mostraron grietas mortales.
Muchos ideales enloquecieron y usaron los cuchillos con nuestros proyectos y esperanzas.
Durante la furia, incluso se marchitaron los malvones de la esquina, de la manzana, de la ciudad donde vos y yo nos conocimos.

(more…)

Nylon

diciembre 12, 2005

Hay algo. Un universo. Una complejidad extraordinaria.
Un mar subterráneo. Un contenido secreto. Una simple imagen.
Un esquema. Una construcción mental.
Y eso es lo único que sé.
Es producido y animado por lo mismo que crea, suscita y preserva
Universos.
Es una partícula subatómica y la más grande de todas las galaxias.
Guarda en lo profundo, potencialidades insospechadas,
energías extraordinarias y una paz…
Hay algo. Está. Es. Existe.
…y desespera.

(more…)

Verso

septiembre 8, 2005

Esta solitaria expedición de descubrimiento y conquista donde el suelo se hunde bajo mis pies a cada paso, me vuelve hacia el abismo interior y me para en el borde del mundo.
Esta excursión obligada que me interna en lo desconocido, me hace perder mi orden frontal.
Y me vuelvo insolente. Y estallo por la violencia de la presión interna que recibo. Y mis miles de pedazos avanzan más que yo. Osados por perdidos.
Y avanzan… y avanzan… y avanzan… hasta que las cosas mismas terminan siendo la mismísima sombra de lo que soy.
Y así voy aprendiendo a no vacilar. A no dudar. A pisar el miedo que se me interpone y a probar sin certezas, sin excusas.
Porque tener paz sin paz no existe. Y porque no hay peor batalla que la que no se libra.
Aunque las sombras que finalmente pise, sean las mías (y mis pedazos)