Lo que va quedando

(uno va envejeciendo y ciertas fallas de la juventud van dejando de existir y entonces no hacen falta excesivas dosis de especulación para saber qué cosa gana entre lo urgente y lo importante)

Otra tara más, dirás, pero ¿qué más da, si cuando miro y comparo, entre mi infierno y los demás veo pocas diferencias?
Centavo-beso, centavo-beso, centavo-beso.
Un acto inútil, dirás, como desmenuzar los nervios durante ese espacio auditivo sin interferencias activas y tratar de describirlos
(¿te imaginás tener que soportar a más de dos de esos mendigos de ágil raíz? ¿vos me ves de genocidio mientras todos los demás se ponen a bailar?)

No hay nombre más sordo, ni más transparente, ni con menos masa que aquel al que me acodo con fastidio y en total oposición como único manifiesto.
(durante el silencio se forma la grieta para que yo vuelva a respirar)
Y entonces huelo esta lluviecita a la que dejo que llames bruma y veo que a través nadie se arrima.
(con palos van empujando los mensajes como quien acerca más y más carbones a la pira)

Pero soy yo (y no hablo de mí) la que mira más (y a no confundir cantidades con mis modos, por favor). La panóptica de estar acá, justito en mi centro. Veo todas las entradas (aunque desde acá se ven como salidas) bastante bien usadas (en ambos sentidos y en admirable equilibrio) y los restos del desangre (los termómetros tirados por el parque, las vértebras de alguna sandía…)

Sos la única, dirás.
(y decís)
Y si…
La verdad es que no me veo a mí abrazada a nadie en ninguna de las puertas viendo al hongo tóxico acercarse.
(el que vive solo… (yo tiemblo cuando digo “el que vive solo”)).

Entonces, lo que va quedando.
Ya sin fe. Ya sin obsesión. Sin ninguna lealtad hacia nada.
Y esta implacable digestión que hace todo mucho más insoportable todavía.

Anuncios

8 comentarios to “Lo que va quedando”

  1. V. Onoff Says:

    Entre un infierno y otro no hay ninguna diferencia.
    Más que el Otro, claro.

    Yo no te veo de genocidio. Pero tampoco veo a nadie bailar. Lo que sí veo son buenos disimulos danzantes. Otros infiernos. Ninguna diferencia.

    Nadie se arrima a través de la bruma cuando a la bruma le ponés un nombre. Sí, un único manifiesto.

    El problema del panóptico, ¿sabés?, es el cansarse hasta el desangre de que nadie lo mire a él. Y cuando un centro se cansa… oh, no hay termómetro que mida ni vértebra que se erice.

    “Bastante bien usadas” no se parece demasiado a “ambos equilibrios agotados”… no, ¿no?

    Vos temblás cuando decís el que vive solo. Yo sólo tiemblo cuando vivo. Y cuando no me veo abrazado al único. Al único temblor, claro.

    Fe es obsesión, y lealtades nunca hicieron falta.
    Hay digestiones más lentas que otras, pero lo que las hermana a todas es su carácter de predecesoras de otra ingestión.

    (no hay pira que no se apague ni digestión que no termine, eso sí, ambas son implacables)

    Silencio. Vuelta a respirar.

  2. maguila Says:

    Hermoso como siempre Viga, que el 2010 nos traiga muchos más posts de este blog, please.
    Aguante “En cubierta”, que vuelva.
    Beso

  3. Laviga Says:

    Onoff, en algunas cosas acuerdo y en otras no tanto. Lo de las lealtades, qué sé yo… que no hagan falta no justifica que no estén.
    Magui, brindo por eso! Salud!

  4. Sofea Says:

    el que vive solo, yo igual tiemblo con esa frase

  5. Laviga Says:

    So lonely….

  6. Valeria Says:

    El que queda solo no puede otra cosa que vivir solo, porque no hay forma de seguir ni de parar, de cambiar lo que queda

    Just ´cause U feeling doesn´t mean is there…

    Es tan triste llegar de trabajar y encontrar un gato solo, la casa vacía, encerrada, y yo todavía espero otra cosa

    We´re accident´s waiting…

    Yo tiemblo con estos lyrics

  7. Laviga Says:

    Hola Valeria. Ojalá supiera decir algo que alivie.
    Sí que se lo extraña.
    Un abrazo.

  8. Valeria Says:

    Sacá la versión que menos te quede. Cuando lo escribí no subía y entonces, esto.
    No siempre es tan consciente este tipo de comentario
    Hoy lo releo y ni lo subiría de nuevo
    Nada alivia, pero el abrazo se agradece

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: