Undergone (por Rey Ahogado)

Ellos también son y se mueven. Los casilleros también arden desesperados por que alguien los llene de fichas, todas en equilibrio fluctuante, todas en jaque continuo. Carne fresca. Sólo soy observador de todos esos juegos. No hago nada más que alimentarlos y verlos comer.

Aprendí mi primer oficio a la edad de un mes y medio. Dos oficios más a los tres años. A los cinco ya pervertía los signos de casi todas las cosas.
Muchos oficios pero nadie se da cuenta, quizás porque a veces actúo de manera aficionada, sin compromiso, no lo sé, pero es más cómodo después de todo, hacer las cosas sabiendo que podemos detenernos en cualquier momento. Y mi momento es siempre la hora de la responsabilidad.
Ahí es cuando me disgrego, supongo que por pose.
A nadie le gusta cuando lo hago ¿sabe? pero si me entablan debates o me demandan yo me vuelvo invisible y sin siquiera tener que desaparecer.
En las relaciones forzar y decretar tablas no es nada del otro mundo, es sólo cuestión de hacer que se repitan las jugadas como se repiten los sueños. En definitiva, los casilleros no son tantos, como tampoco son tantos los sueños.
Yo siempre sueño que abro el telón y que espero sentado en mi butaca a que todo esto deje de suceder. Es mi sueño más frecuente, de los más definidos, de esos que uno recuerda como explosiones a lo largo del día en las que cada esquirla es una pincelada más y cada detalle que se completa reconstruye una nueva esquirla mucho más grande.
En mi sueño yo abro el telón y espero. Me concentro en la obra. Mucho me concentro, sabe. A veces pienso que si pudiera en esos momentos me despojaría de toda idea previa, pero es imposible, uno es esclavo de esas cosas.
Me concentro, le decía, y enseguida me doy cuenta de que la obra intenta desintegrarme. Trato de defenderme quitando la vista del escenario. Así he logrado obstruir muchas batallas. Pienso mucho en eso.

– Al quitarle la vista le quita valor.

Un simple desprecio aleja las manías de preguntar y de responder. Es una manera práctica y efectiva de salir de ahí.

– ¿Preguntar y responder son manías?

¿Cuántas veces tengo que decirle que no sé cómo decir de otra forma todo lo que le estoy diciendo? ¡Claro que son manías! Como leer un libro con un lápiz en la mano para subrayarlo, para anotar al margen. Claro que no sucede con todos los libros pero cuando sucede es desesperante la necesidad de tomar posesión. Con las preguntas pasa lo mismo. Y también con las respuestas. Todo es un ajedrez.
En mi sueño sólo sería cuestión de levantar la cruz de madera, desenredar los hilos y manejar los trebejos como si fueran marionetas, pero por alguna razón no puedo hacerlo.

– Prosiga.

A veces el sueño cambia, empeora, y la insistencia de las preguntas me obliga a ser egoísta y a mostrarme en todo mi esplendor. En esos casos las preguntas intentan poseerme y no responderles es mi modo de preservarme. No me doblegan, nunca lo logran, sabe, y entonces en mi sueño me aparto de lo que queda de esa noche magistral de teatro. Me retiro, retrocedo. Ofrezco piezas sin valor. Humo gris. Intento escapar de la sala, del pasillo. Todos me persiguen. Bajo las escaleras, enderezo las luces y los cuadros y sigo corriendo. Corro hasta una esquina. Ahí me espera un carro al que le ato un globo aerostático. Me trepo en él y comenzamos a carretear. Unos metros después, se eleva. Contengo la respiración. Sigo volando unas cuadras más hasta que ellos se cansan de correr y desaparecen. Vuelvo a respirar pero me ahogo, toso. Cada letra que regurgito cae y quiebra una baldosa. Es un discurso brutal y siniestro.
Entonces me duermo en mi propio sueño y descanso un poco aún sabiendo que mañana estaré hablando con algún otro que querrá otra vez revelar todas mis poses.
¡Un juego tan estúpido es tratar de entender! Siempre resulta en un final absurdo. Por suerte es sólo un sueño y los sueños no duran demasiado.

– No pueden durar demasiado si tenerlos es siempre detenerlos.

Nadie los detiene. Ellos simplemente se cansan antes que yo.

Para el paciente, preguntar es intentar poseer y no responder es preservarse. Su historial clínico espera ser unido por algún fervor literario en un relato medianamente descifrable. Nunca alcanzará a ser libro y no por falta de calidad sino porque él mismo así lo solicita.
(para mí es suficiente bajo este formato, para otros sólo será evocable el día que su historia se deje domesticar como un perro cuyo lomo sepa describir una posición entre aquellos bellísimos ejemplares en los estantes de la biblioteca)

Anuncios

10 comentarios to “Undergone (por Rey Ahogado)”

  1. Luc Says:

    Yo al mes y medio no tenía un oficio claramente identificable. Sabía perfectamente que cuando tuviese 3años quería ser escribana, pero, francamente, debía pasar antes por otras etapas como por ejemplo la lecto-escritura, la auto-locomoción y el puré de papillas.
    Eso, por nombrar sólo algunas de las razones por las cuales mi vocación se vio frustrada a temprana edad. Así que te envidio. De verdad.

    Nunca se me ocurrió pensar que subrayar un libro era apoderarse de él, pero ahora que lo decís, es exactamente así.
    Una vez subrayado en su totalidad un libro que Maguila me había prestado ingenuamente, no tuve más remedio que robárselo impunemente.
    Y así muchas cosas más, como todo en la vida.

    Aprovecho la ocasión que este espacio me brinda desinteresadamente para comunicar a la excelsa audiencia de Laviga que he abierto otro grupo orientado a la literatura tallerística, las revoluciones solares y la plenitud de la edad tercera y/o cuarta.
    Están todos invitados a participar oblando una módica suma y comportándose como gente de bien.

    Saludos cordiales.

    María Lucrecia de la Encarnación

  2. V. Onoff Says:

    ¿Todos?
    ¿En serio, Luc?

  3. Luc Says:

    Por supuesto, todo aquel que pueda solventar la cuota mensual y tenga deseos de aprender o mejorar su escritura.
    Si necesitás más información podés escribir a: laresacada[arroba]gmail.com

    Saludos cordiales.

  4. V. Onoff Says:

    Gracias, Luc, me vuelve el alma al cuerpo.

  5. Purple Rain Says:

    jum
    vendo termotanque, guen estado, única mano, POCO USO.
    interesado contatarse nel 011 4671 1152
    jum
    shalú

  6. Laviga Says:

    Luc, los chicos ya no vienen como antes.
    Transversal Purple, por ser tu primera vez, pasa, pero andá sabiendo que los avisos van del 1 al 5 de cada mes. Sin excepción.

  7. Luc Says:

    Yo opino de que Trasversal Rain Ignoto Purple sería un gran alumno para mi taller.
    ¿No?

  8. Laviga Says:

    Absolutely

  9. V. Onoff Says:

    Luc, casi con toda seguridad yo podría oblar tal módica suma, pero nunca he logrado comportarme como gente de bien.
    ¿No califico, no?

  10. Luc Says:

    No hay problema. En realidad se trata nada más que de una estrategia de marketing. Ninguna persona de bien podría trabajar conmigo, así que con la módica suma y ganas de escribir alcanzan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: