No dejes pasar esta oportunidad!

De qué se trata el conflicto de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.

Anuncios

13 comentarios to “No dejes pasar esta oportunidad!”

  1. deapoco Says:

    y claro, culpable.

  2. Asterion Says:

    Vig, por la foto encantado, pero habría que especificar lo del premio: ¿un viaje en barco?

  3. Luc Says:

    Yo me saqué un montón de afotos con Laviga, en Carilina de las Pompas, en las Montañas flotantes de Ayohuma, en el DIC, en la casa, en Tutiplenes, en un micro, etc, y nunca gané más que oprobio y vergüenza.
    Si me saco una ahora, me puedo pedir de premio una ficha mosquito? ¿quedan?

  4. pablo Says:

    yo quiero un sanguchito con salame, jamón y queso.

  5. Laviga Says:

    Dea, siempre.
    Aste, habría que especificar el barco.
    Luc, me hablás de las Montañas de Ayohuma y se me vienen los indios Tolvas se me vienen.
    (y vos no necesitás adaptadores sino transformadores, además te digo)
    Pablo, ojo, que mucho “envicia”…

  6. Matu Says:

    ¡Ya mismo imprimo la foto para sobarme!!!!!!

  7. Asterion Says:

    Es que tengo miedo de que sus post anterires se hayan inicado en un crucero

  8. Pal Says:

    vaya… así estamos… pa’que te saquen foto hay que ofrecer premio…

  9. El Chico del Horóscopo Says:

    En asuntos de amor procura centrarte en lo importante sin diluirte en otras cuestiones más banales, Laviga. Respecto a tu salud, en muchas ocasiones, tu centro personal se mueve al vaivén de tus emociones. El tránsito de Venus, Marte y Mercurio por tu casa dos indica un periodo favorable para tu economía, provocando que tus recursos se reactiven y entren en una nueva dinámica.

  10. DudaDesnuda Says:

    Te está llamando Jorge Rial para que sea tapa de su revista que (gracia a dió) no me acuerdo como se llama.

    Besos y famas

  11. Laviga Says:

    Matu, pero qué honor! qué honor!
    Aste, prefiere una balsa?
    Pal, eramos tan losers…
    ECDH, Dios te oiga!
    Duda, me pagarían??? Besos y esperanzas.

  12. Wlf Says:

    En días pasados ocurrió algo que podríamos considerar como un sonado caso:

    Melastomo llamó con insistencia a mi puerta por la mañana —no daban ni las 7:15 a.m. es decir, aún era muy de madrugada— y ante tanto alboroto mi angelical sueño, junto con la angelical lobita con la que retozaba dentro de él, no pudo menos que esfumarse. ¿Cuándo entenderá la humanidad que, a los seres como yo, no se les debe despertar de sobresalto y menos cuando se está tan ocupao? A tumbos me acerqué hasta la puerta, aún envuelto por los vapores del sueño y su perfume.

    —¡¡ Joder, ya voy, ya voy !! ¿¡ A qué viene tanto apuro !?

    —¡Mirá, mirá! —farfulló Melastomo en cuanto entreabrí la puerta, forzando y empujando por el resquicio una variedad de revistas recién desempacadas del quiosco: “Gente”, People&Art”, “Forbes” y “Times” entre otras— ¡Que ha salido en foto esa amiga tuya, tan famosa!

    —¡Coño, que es verdad! —exclamé con entusiasmo mientras que en mi mente las publicaciones se transformaban de vulgares revistas en íconos religiosos o, mejor aún, en foto calendarios de la Pirelli, percepción que me impulsó a pasar mi mano sobre ellas con embeleso, ahora a la una, ahora a la otra.

    —¿No habías dicho que se iba a caer el mundo cuando ella aceptara salir en foto?

    —Pues, hombre, así es. Habrá que irse preparando, ¿no?

    —Aunque… tal vez no sea ella quien salió fotografiada. Si es así, no pasó de ser un susto y nos libramos de la hecatombe.

    —&iquestPor qué lo dices? —¿De qué está hablando este bruto?—.

    —Errr… Durante las reuniones, cuando nos platicabas de tu amistad, te referías a ella como una persona muy fina, agradable e inteligente, pero sobre todo muy “maja”, lo que sea que eso signifique allá en tu pueblo… Y, en las fotos, pobre… aparece tan deslucida, tan… tan escuálida, desgarbada y descuidada, que no sé qué pensar. Que tal vez no sea ella, vamos.

    —Ah, ya entiendo… —¡Palurdo!— De todos mis amigos y vecinos creí que tú eras el más listo, y mira con lo que me sales. Mira, mira —le exigí con enfado, al mostrle una a una todas las revistas— ¿Aún no captas? ¿No te enteras que está en-cubierta¹?

    —¿¿ Aaaaaahhh… vamos, que era eso !! Entonces…

    —Sí, entonces tendremos que irnos preparando para lo peor.

    —¿Estás seguro?

    —¿Que sí, hombre, que sí! ¿¿ Joder !!

    —¿Ay, que me da… Ay, que me da! Ojalá que me de tiempo de llegar con la Javiera y con Melastomito para darles un beso y decirles cuánto los quiero antes de que empiece a llover fuego —exclamó apanicado y santiguándose el más bruto de mis conocidos, con los ojos rasados por el llanto, antes de iniciar la carrera sin despedirse—.

    —¡Hey, tus revistas, que las has dejao! —grité a todo pulmón, que no es de amigos quedarse con lo ajeno, ¿no?, pero Melastomo ya estaba perdido y con la mente en otra parte tan alejada que ya no podían alcanzarlo sus oídos—.

    Como dije, ya han pasado unos días desde que ocurriera ese evento. Al principio todo eran carreras para juntar familias, comprar veladoras y despedirse de los amigos; pero poco a poco todo se ha ido aquietando. No hay un solo parroquiano en las cantinas ni en los billares y, ¿quién lo diría?, tampoco en la iglesia. Prácticamente tengo el pueblo para mí solo y me puedo permitir el lujo de visitar la cantina sin que nadie me cobre los adeudos. Por supuesto, no hay con quien departir ni madames que entretengan la milonga o con quien exclamar &Iexcl;Salud!, pero no se puede tener todo, ¿verdad?

    En un momento u otro se darán cuenta que el mundo sigue y seguirá en pie. Cuando así suceda, seguramente la muchedumbre vendrá exigiendo mi cabeza y será mi mundo el que se caiga. Cierto, debería de preocuparme y no decirlo tan tranquilo. Es más, ya debería haber puesto pies en polvorosa, pero no me da la gana. En su lugar, a las preciosas revistas que trajera Melastomo, las he ido colgando muy guapas sobre la pared y han quedado mejor que las de Pirelli.

    Un dato más: Las fotos de Viga traían su propia paja, pero me han quedao. Por lo mismo, me estoy fabricando mis propias pajas, con la ayuda de esa foto. En cuanto llegué a diciembre, comencé de nuevo con Enero.

    ¹en-cubierta, en-tapa.

  13. Laviga Says:

    Qué responsabilidad, Lobo… soy la máquina de Dios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: