Cuatro

El error se aceita los rieles en quien se dilapida.

Así es la modalidad del proceso:
Nos sentamos, pliegue sobre pliegue formando la masa, el drapeado, la desorganización. Nadie habla, nadie dice. Todo conforma una mueca que extraña la dolencia.

– Definir es la manía del soberbio
– nos dice el maestro a los tres pero mirándola a ella.

La voz del maestro y su técnica, sumadas a la terapéutica basal que nos construimos para que sobre ella él nos edifique, nos descomprime, nos suelta un poco, nos pasea, nos alimenta.

– El escéptico, en cambio, no se concentra en el dilema, pues para él no hay dilema sino un espacio a atravesar.

Es cierto, y lo podemos aprobar porque lo hemos visto. Al escéptico. Hastiado y falto de intensidad, este es su modo: Buscar la reabsorción de la incertidumbre y el debilitamiento de la palabra para avanzar.

– Tomaron agua alguna vez en Buenos Aires?

La que festeja los vértigos del sufrimiento, sonríe. La otra siembra esperanzas sin convicción en una banquina de uso frecuente. Alguien que ama ser castigado zapatea su espanto sobre la narración. Jadeante. Extenuado. Vegetal que no fruta de ninguna índole su genio. Tan delirado, tan irreprimible, vive así engañado en la valoración de su propia nada.

– El vacío es una derrota a asumir, muchachos.

Al maestro le esperan unos días de clausura.

Anuncios

10 comentarios to “Cuatro”

  1. edwardo almereyda Says:

    Uno de los problemas con los maestros, es que pinchan globos a mansalva, y nos dejan con la amarga sensación de que habremos de fracasar indefectiblemente y que, entonces, nuestro verdadero aprendizaje consiste en aceptar el fracaso.
    He conocido algunos, pocos, maestros diferentes. Algunos que prefirieron alentarme a fracasar empíricamente, que recomendarme el conformismo, el desaliento, y otras formas de aparente madurez.
    Qué tal este? qué clase de maestro es?

  2. Maguila Says:

    La soberbia es hija de cierto tipo de ignorancia, la sabiduría de cotillón, como le llamaba un amigo, fomenta la soberbia. La duda que cimienta el escepticismo en cambio es intrínseca del conocimiento. Mientras más se sabe, más se duda, mientras más se conoce, más a descubrir, y así hasta llegar al célebre “sólo se que no se nada” que invita al ocio y que nos indica que es momento de dejar de divagar y cambiar la yerba, porque el mate está lavado.

  3. Laviga Says:

    Edward, y… este es de los que buscan el camino del medio como para ahorrarnos disgustos. Tampoco es cuestión de que se sienten tan tranquilos a mirar cómo nos caemos de los toboganes. No?
    Magui, vos decís que cuando el maestro pregunta lo de “tomar agua en Buenos Aires” se refiere a los mates lavados de Sócrates??
    (igual, después de lo de J. Ramón Jimenez, ya me convencieron de que ningún conocimiento es vano…)

  4. DudaDesnuda Says:

    Ay, nena… yo últimamente, desde que estoy a dieta, me siento más vacía que nunca.

    Besos light

  5. Bob Guijarro Says:

    Hola. Te Acuerdas De Mi?. Me dio trabajo encontrarte…

  6. nicolas cavern Says:

    El vacío es una batalla a librar.
    Igual dudo de mi belleza.

  7. Pal Says:

    laviga el vació es vacio… ya va siendo hora de que dejes de filosofar a aceptes la realidad, sino pasará que a todos nos irá como a Bob Guijarro, nos costará encontrarte.

    (es que estoy a punto de empezar a trabaja de profe y entonces tengo que ponerme seria… estoy pensando darle a mis alumnos la dirección de este bloj para las comprensiones de lectura, vida y afines. Tú qué opinas?)

  8. Laviga Says:

    Duda, no probaste con un yogur?
    Bob! Pero si vos ya habías pasado por este blog!
    Nicolas, todos tenemos las mesmas dudas, vea.
    Pal, es que no tenía otra cosa más redituable que hacer. Así que ahora que lo pienso, si, mandame a esos chicos que yo arreglo con ellos es asunto de los honorarios. Nunca vienen de más algunos Euros extra.

  9. Wlf Says:

    El profe de Viga:
    El vacío es una derrota a asumir, muchachos.
    El budista:
    El vacío lo es todo.

    Ergo…
    Todo es una derrota a asumir.

    El profe de Viga:
    ¿Tomaron agua alguna vez en BAires?.
    Filosófico lector de Viga:
    [Hay que…] cambiar la yerba, porque el mate está lavado.

    Ergo…
    El agua de BAires lava la yerba y fomenta el vacío. No tomes mate: in vino veritas.

    ¡Salú!

  10. Laviga Says:

    Mate de vino…? miralo al mexicano!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: