Cuerpos incompletos

Alguien soñó alguna vez con la Sra. Keuner. En el sueño se la veía muy razonable y sensata.
Ya llegará otra historia, otro paso del que yo pueda volver a escaparme.

Como no puede hacerse transparente, la Sra. Keuner se maquilla. Está nublado pero a ella le da igual. Caminar bajo el sol o por debajo de las nubes sólo modifica el lugar donde se posa la sombra.

-Hace unos años que las nubes se nos parecen, querida, y no es serio crecer sin ser vistas.

Se maquilla para que las vean los del vagón comedor. El vagón comedor tiene la arquitectura justa para el caos. En el vagón comedor, la felicidad pasa por ver cómo los camareros reparten el té y las naranjas.

-Para ser aire, mi querida, lo primero que deberíamos hacer es dejar de ser pájaros.

El paisaje desde los subtes es muy simple. Pared, estación, pared, estación, pared.

(realmente no me explico por qué me obstino en torcer los desarrollos suaves, pero increiblemente de su cartera nace un revolver de colores demasiado Warhol para una señora como ella.
No me lo explico, pero así son las cosas)

Su caos les apunta directo al centro del centro y las primeras sonrisas se desparraman por el cuero como almejas en un balde con agua.

(hay, puedo verlo, en general, una incapacidad mediana hacia la tolerancia en la mayoría de mis personajes)

En el ambiente se percibe tanto miedo que el azúcar se disuelve sola en las tazas mientras ella dispara. El inspector observa la escena desde cierta distancia. Su saliva endulzada comenzará a llenarse de gritos en la próxima estación.

En unas horas todo el mundo hablará del incidente y en el noticiero pasarán imágenes de archivo con gente automática que espera para subir a los vagones o de una escalera mecánica por la que bajan cientos de personas como un río de cemento hacia un dique vacío.

La Sra. Keuner no abre los ojos porque no quiere enterarse de que acaba de aniquilar al setenta por ciento de sus compañeros de vagón. La pequeña esconde la cara entre los pliegues de su vestido de princesa.

-Maldición, querida! Así nunca serás una niña verdadera.

Tiene un muñón de plástico ahí donde hace tiempo hubo una pierna y todavía le duele.

Mientras se arrastra arañando los interminables pasillos del tren, la imagino caminando por el túnel sin equilibrio. Ya no siente sabores en la boca ni diferencia entre volar o precipitarse al abismo de su relieve roto. Mira hacia la cámara (no he podido traducir su gesto) y se aleja despacio hasta que las luces de las linternas ya no la alcanzan.

¿Debería indultarla y concederle el fantástico privilegio de desaparecer o debería continuar esta catarsis de parto, de vientre, de tripa que percute tristemente mi médula?

Con esta narración dilapido su esencia febril, efervescente, carente de todo significado. La humillo, la delato en su dolor.

¿Debería yo volver a mi posición de ser otra estación a la espera de un nuevo entretenimiento pasajero, menos delirante, que genere en mí otros entusiasmos algo más razonables para mi desprolija jerarquía de ficciones? ¿Cómo y de quién ser libre?

Los cuentos tienen una forma, pero dan una sombra que no se les parece. ¿Da lo mismo que se los diga o es mejor dejarlos a ustedes adivinar qué cosas hay detrás de cada puerta consumiendo espacio, obligándolos así a asumir el riesgo que imaginar implica?

En el suelo dejé una muñeca semimuerta que espera a un valiente que soporte los cuentos incompletos.

Anuncios

16 comentarios to “Cuerpos incompletos”

  1. Tamarit Says:

    “No es sólo un burro que es un ángel de fe”… 6:39 pm: raro publicar una cosa como ésa a esa hora: cuando quedan todavía demasiadas horas de maldito insomnio.

    Saludos.

  2. Lankester Merrin Says:

    Los vagones de un subte se mueven demasiado para la señora Keuner. Los vagones de un subte se mueven sin avisarle a la señora Keuner que lo harán y eso es insoportable. Más aún cuando de cambio en cambio las luces parpadean unos instantes y su esfuerzo de maquillaje sutil se pierde. O peor, se desdibuja en muecas que, a veces, demuestran lo que quiere decir en realidad.

    La señora Keuner hizo bien. Con el 30 % de ese vagón alcanza.

  3. Luc Says:

    Yo necesitaría saber cuál es la línea de subte que tiene salón comedor.

    Yo creo que tanto bowling es lo que produce columbines como este.

    Yo veo que no tenés en cuenta mi problemita de pecado original, así que te pido por favor que no me hagas adivinar

    Por último —y al margen— una preguntita: ¿el tábano que vuelve hacia el noble caballo, lo hace para mantenerlo despierto o para romper las pelotas nomás?

    Muchas gracias por la atención dispensada.

  4. Apuntes Says:

    Apuntes sugiere continuar esa catarsis de parto.
    Me gusta, me gusta tanto cómo escribís.

    Sería un enorme placer que aparecieras publicada por ahí.

    Con todo gusto nuestra de la manija aceptaría vuestra colaboracion editorial, ya sea con cosas suyas o ajenas, de cualquier modo; así que si le interesa, ya tiene nuestro contacto.
    Saludos.

  5. Laviga Says:

    Tamarit, pasa que yo ya venía sin dormir desde las pm del feriado.
    Vos estás bien? Pudiste sacar a tiempo tus cosas de la Mansión? El equipo de mate?
    Merrin, lo que quiere decir la Sra. Keuner con su maquillaje no viene al caso porque (como corresponde) se lo va a sacar antes de meterse en la cama. Si, en cambio, importa lo que yo quise decir (y dije) el 15 de abril, no sé si recuerda, pero por si acaso, se lo repito: Se finí.
    (sea caballero por favor, gracias)
    Luc, la línea es la Linea Única del Subte Bala, esa que une Retiro con Gonzalez Catán en minuto, minuto y medio, dependiendo de si hay piquetes o cortes de ruta y esas cosas. Y mirá cómo será de rápido que la gente del vagón comedor se pide un café y va y viene varias veces para poder tomárselo tranquilo… (bueno, tranquilo si no viaja la Sra. Keuner, digamos).
    Apuntes!!! vos decís que si yo escribo la continuación, ustedes me lo publican??? Y yo cuánto tendría que pagarles?

  6. asterion Says:

    Antes que nada, sepa señora, que ese tipo de historias ocurren en los subtes que van al oeste (hacia el poniente) en las líneas que se dirigen al norte hay seguridad, para no permitir que los asesinatos ocurran en tonos Warhol, sino verde oliva o azul formal.
    Lo que más me preocupa de su relato es que la complicidad que el cameraman no supo darle a la autora, sea pretendida por parte de los blogscuchas para dictaminar sobre el reasignamiento de las emociones o la impunidad de la Sra Keuner.
    Cuando ocurre algo así, el escriba debe tener la suficiente dignidad para mentir, y afirmar que se trata de una Trilogía y que la conclusión se verá con el correr de las próximas historias, ahí aprovecha para decir que la Sra Keuner se desangra en el muelle, con una ampolla W.Burroughs y mientras tanto gana tiempo.
    Los blogscuchas no somos valientes, de serlo, comeríamos maní y barreríamos las sombras en una plaza cualquiera.

  7. Luc Says:

    Yo estoy de acuerdo con Asterión.
    O al menos poner un “continuará” porque eso de pretender que le laburemos nosotros no está nada bien. Ni que fueras David Lynch, che.

    Otra cosita: ¿en qué momento se coló el perro del hortelano? Yo creo que hubo una parte de la película en la que me quedé dormida o fue cuando fui al baño. No sé.

  8. Tony Says:

    Lo mío son los cuentos incompletos… dejarlos así e iniciarlos de la misma manera… pues al final, la “incompletud” es parte de nuestra naturaleza.
    Además, se que todos los pasajeros fueron culpables y que el arma se ocultó muy lejos, al norte del polo norte.

  9. Laviga Says:

    Aste, tan cierto eso de los subtes de la línea Norte. Al oeste siempre lo marginaron.
    Con respecto al cámara, sepa ud. que yo soy mi propia producción. “Yo me la guiso, yo me la como”, como diría la Felipe, así que, en todo caso, la culpa es mía. Y si usted quiere que yo le mienta, a mal puerto va por leña… O ve alguna hoja tirada en la placita que yo cuido?
    Luc, no soy David Lynch porque Isabella Rossellini no aceptó interpretar el papel de la Sra. Keuner y porque no conseguí tantas orejas como para que me cerrara la imagen de las almejas en el balde (viste que siempre hay más bocas que orejas).
    Con respecto al perro: Se acabó la rabia.
    Tony, la idea de lo incompleto es demasiado metafísica. Para mí que nada está incompleto en sí mismo. Se es lo que hay y nada falta dentro de lo que hay.
    Pero es domingo a la mañana y puedo estar diciendo cualquier cosa.

  10. Apuntes Says:

    Si, la continuación y el libro completo te lo publicamos, claro!
    SAbrás que nuestra editorial no es de las más grandes, pero con que nos cedas los derechos de autor… nosotros te podríamos dar una comisión de ventas!

  11. Billy Says:

    Brecht jamás imaginó que la Sra. Keuner iba a terminar en Buenos Aires liquidando gente.Qué vas a hacer con el 30 que dejaste?Si yo fuera vos, lo remataría para subir a otro tren y comenzar de nuevo.

  12. farojusticiero Says:

    No entiendo nada. Me sobrepasa usted, querida Laviga.
    Suyos son los milagros, beata Laviga. La echaba de menos. Un beso

  13. subterranĕus Says:

    puf!… faaa!

    http://boomp3.com/listen/bz2d1jofc_n/charly-garcia-no-me-veras-en-el-subte

    bruma azul para su escrito

    http://boomp3.com/listen/bz2df1ztz_i/charly-garcia-gato-de-metal

    saludito.-

  14. Laviga Says:

    Apuntes, jamás podría aceptarles ni un centavo, faltaría más. Sirvase tranquilo, edítese lo que guste que para mí es más que un honor pertenecer a Delamanija Productions.
    Biller, veo que siguen en Califuckinfornia. Qué manera de larvear ustedes dos…
    Farito… cada vez que aparecés me matás de la alegría. Qué bueno volver a verte.
    Subte, ese gato es uno de los sobrevivientes… (pero ahora le quedan 6 vidas nomás).

  15. farojusticiero Says:

    No quiero matarte, ayer sin saber por qué, pensé en vos (decir “vos” desde España suena de muerte).

  16. Laviga Says:

    No es opción, Farito estroboscópico. Verte me lleva irremediablemente tres años para atrás… (eso es la muerte)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: