Mummers Play

En una historia lineal, el nudo es lo de menos. No importa lo que pasa, los límites de imponen. La avidez invade a la novedad y al desenlace y todo se vuelve pensamientos golosina ante la mirada ociosa de la peste indiferencia.

El sudor le representa su propia obra durante la hora sirvienta. Intenta una explicación sobre su frente, pero no alcanza. Ya nada puede desteñir el código de rimel grabado en sus párpados. Causa y efecto. Durante esa hora, sus minutos no respiran. Un estremecimiento sólido, como de hielo hecho serpientes, se le filtra por los hombros.
Dicen que únicamente se espera durante la hora desnuda.

El telón de fondo es un espejo solidario que le absorbe las sombras, el lado oscuro proyectado por ese cuerpo deshuesado que jinetea el escenario; su deber: devorar lo que quede del aplauso.
El actor, en escena, es todo lo que no es el elogio. Cuentas claras: lo único necesario para sostener el equilibrio entre escena y auditorio. Eso, y un puñado de pochoclos húmedos y amargos y pastillas para la tos, porque, eso sí, nadie quiere interrupciones molestas. Incluso el tren, cuando pase, lo hará en silencio; se zambullirá calladamente como una escalera mecánica en el suelo.
Una raíz metálica perforando el escenario encierra mucho misterio y despierta una curiosidad mezcla de infantil con mediocre que, aunque no divierte a nadie, en los intervalos distrae.

La distancia entre los dos telones roza el acto; se siente en la piel el espacio. Está en el aire. Tan sólo hay que tocarla para que comience y eso hacemos. Qué más puede pasar? Nuestras cabezas no se sumergirán en esa composición tan artificial teniendo una tela de madera tejida con sabor a pasto verdadero oficiándonos de suelo y a nuestras manos ya profesionales del aplauso y del tropiezo contra todo lo posible (aunque parezcan siempre condenadas, ellas ya aprendieron a disolver el azúcar simulándose cucharas).

Dicen que la muerte se llenó de sujetos vestidos con máscaras que no les tocan las caras. Entre ellos y el disfraz hay un viento encerrado y susurros y gritos y voces que no atraviesan ni el cartón ni la carne. Un colchón transparente. Húmedo. Tibio. Un escenario que los protege del frío para que el deambular les sea más amable.

Debería informar a la audiencia que hay un guión navegable para todos y que debajo del asiento encontrarán los diálogos, las navajas, los tazones y la miel.
Cuando amanezca, los tazones deberán estar llenos. Hay avalanchas disponibles para quienes tengan dificultad con los contenidos.
Posteriormente iremos al mar. Todos. Cada uno llevará su taza y su cuervo. Ahí, quizás, nos sintamos menos solos que en este teatro lleno de agujeros y de aplausos, porque en ese mar amarillo, ni la libertad es una estatua ni el mundo es tan tan grande.
En ese escenario, las estrellas tomarán nota de todo lo que ven. Ellas creen en eso de la astrología y de las constelaciones, pero nosotros sabemos que nadie sabe nada de nadie.

Y ya. Que no hay mucho más que contar. Cada uno tendrá su experiencia individual y única, aunque cuando el sol nos deletree en la arena pensaremos que a éste deja vu ya también lo vivimos.
Sumamente aburrida esta obra. Nadie se ahoga, nadie se convierte en cucaracha, nadie termina de teñir el mar con la tinta de los tazones. Entonces, por qué no nos sentamos en la playa y miramos concentradísimos su marea? Miren cómo sube y baja automático el telón. Cómo se expone! Cuánto aplaude! Cómo abdica su orilla!
De eso que a nosotros no nos cuesta tanto, resignar la frontera, él obtiene una ventaja.
La estrategia del mar es brillante.

Anuncios

13 comentarios to “Mummers Play”

  1. deapoco Says:

    leo tiene la culpa de todo esto.

  2. cristino Says:

    Paula, la pieza es de un solo acto (y de un solo ambiente)?
    Creo ke le falta sexo, no se puede estar tan juntitos y mirar nomas (aunke akredito ke en alguna mìnima -no bardamueska, sino adorniana- moralia se fala de la utopía de estar tirado panza arriba en una playa!!! Ni Fourier ni Marx ke nos kerían hacer laburar por toda la eternité de la humanitié. Las frase sin embargo parecen bellamente descoyuntadas. Beso en esa frente anti-imperial!

  3. Laviga Says:

    Dea, ni me hables! Me manda smss a cada rato diciendo: “parece que hoy sale, te aviso?”. Estará constipado… me preocupa.
    Kristino, kómo que le falta sexo???? “sudor” “sirvienta” “estremecimiento sólido” “espejo solidario” “cuerpo deshuesado que jinetea” “raiz metálica perforando” “colchón transparente” “teatro lleno de agujeros” “resignar la frontera y obtener una ventaja” Es pornografía pura. No sabés interpretar, Kurupirá!!!

  4. Luc Says:

    Yo voy con mi tazón de nestún.
    Pero… sos mala, yo te había dicho que tenía ganas de estar en el mar e incluso con quién.
    Y resulta que hay que ir con un cuervo.
    Así que no tengo más remedio que ir con Aste o Livio.
    Será de dios.

  5. kuru Says:

    Nuevo gènero: porno abstracto, simbòliko, teosòfiko!!
    PD: están perdiendo los colorados por 4 puntos, extra extra lo ultimo en las elecciones parawuayensis!!

  6. UVT Says:

    Me gustó mucho la imagen “…se zambullirá calladamente como una escalera mecánica en el suelo…”
    Probablemente el momento de sacarse la última máscara.
    Besos.

  7. edwardo almereyda Says:

    Man on the moon. me ha hecho acordar a “Man on the Moon”
    a la playa a tomar la merienda todos juntos.
    A mi también me parece que el teatro va muriendo progresivamente, o tal vez es que me va matando a mi, porque si hay algo cierto del teatro, es que me mata. saludos!

  8. Laviga Says:

    Luc, así me gusta, un tazón de contenidos sanos para todos.
    Kurito, pero ké distinción… ke situación privilegiada la nuestra, tener los resultados del boka de urna a través de la idem de un autentiko nativo parahuashensis!
    Y he vuelto iluminada, Kurí. Acabo de ver “El Inadaptado” de Jens Lien, y lo he comprendido todo. Lo mío es un porno “técnico”. Un porno blanco y minimalista. Cómodo, práctico y desangelado. 100% “libre de stress”.
    UVT, si, a mí también me gustó mucho esa imagen.
    Edward, “whatever he made us believe, was all just part of the act”. Exacto.

  9. El chico del Horóscopo Says:

    Hoy vendrán varios visitantes a tu casa, Laviga, quizás para discutir asuntos de interés para todos. Podrían surgir intensos desacuerdos, pero podrás manejarlo. Un intelecto reforzado por intuición te permitirán comprender y explicar ideas complejas, y también podrás solucionar malos entendidos aún antes de que ocurran. Darles el gusto también puede ayudar a calmar las aguas.

  10. DudaDesnuda Says:

    El mar tiene 4.000 millones de años. Así cualquiera tiene estrategias brillantes. ¡Pst!

    Besos y olas

  11. Matu Says:

    Todas las fronteras son resignables, salvo la última y vigente.
    Cuando la resignemos, dejará de ser frontera.

  12. Laviga Says:

    ECDH, bueno, va a ser que no le voy a dar el gusto. Quién dijo que me gustan calmas las aguas? Ah?
    Duda, vos decís que más sabe por viejo que por diablo?
    Matu, es que la cosa (me parece) pasa porque en la frontera se comparte, hay una mezcolanza de acuerdos y no dichos que se bancan bilateralmente. El quilombito surge cuando alguno jaquea al límite. Bah, digo…

  13. Matu Says:

    Aaaaaah.
    Por ahí va. Entiendo.
    A mi las fronteras me dan miedito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: