La Elegancia de las Formas

“escuche decir
que el juego termina
y te vi correr
por las calles del odio
vamos a hablar
de las sombras
que esperan ser vistas
vamos a hablar de esta herida
que sangra de noche”

Cuando ella le contó del desastre, habían pasado algo más de dos meses. A él se le ocurrieron algunos chistes fáciles, pero como no era tan boludo, se tragó en seco el atrevimiento y se puso de golpe un poquito más serio. Ella siguió explicándole que entre la distancia en metros y la que había en días era mucho peor la de los días porque no podía más que agrandarse. Le habló del accidente y de cómo la recuperación la había llevado a conocer gente extraña.
– ¿Vos no tendrás un gajo de ilusión como para pasar la noche? ¿Como para que deje que el hielo se desfonde al menos por un rato? Una puerta hacia otras dimensiones, tal vez menos frías.

Onetti habla de una ella tan triste que necesita de revólveres diminutos para deshacerse del niño enorme. Un escritor amigo lo torneó (al cuento) como para que el cañón del revolver adquiriera un calor desde adentro de su boca. Usó la palabra “lamiéndolo”. También usó “farsa”, “fallido” y “cráneo”. Nada de buen final ha de poder escribirse con esas palabras.
– Hablate algo del poema inexistente, me pidió. ¿Qué te anda faltando que no sea fácil de encontrar?
O de heredar.
A veces me despierto a la tempranísima hora de siempre y me quedo pensando en dónde, o en el por qué de algunas pocas cosas. Es la peor hora, decía Juan. Yo creo que él se debe haber matado cerca de las cinco. ¿Habrán crecido hongos en su tumba?

Si ella hubiese sabido que él se iría convirtiendo en de mármol, le habría leído muchas más cosas al oído. Pero estas cosas se van sabiendo lerdas y las respuestas llegan cuando ya las preguntas están embalsamadas y puestas (muy puestas) al resguardo de los otros. Solo algunos trabajamos con té. Otros prefieren un agua mineral, o varias botellas de vino. Para mí, la elegancia de las formas es fundamental. Los suicidios no deberían ser escandalosos, así como tampoco deberían serlo las soledades autoimpuestas.

Él se inclinó y le ofreció “dame el humo de tu boca” y algo paralizó la distancia.
Como única referencia, sólo aparecían álbumes de música y algunas fotos con puentes. Puentes. Puentes. Acá iría una frase del tipo: Malditos puentes!!, pero ya ves, la elegancia.

Eleonora no toleraba que nadie se le saliera de sitio. Y caminaba, y así le daba ritmo a la razón, arrastrándose cuerpísima, dulcemente arrastrando.
Ella se dejaría que le chupes el cuore, corazón. Que te lleves todo lo que su sangre te sirve en cantidades adultas y calidades de infante.

El jueves oí hablar sobre el final de las cosas. “Lo último no es simplemente la nada”.
Ni el olvido, ni el silencio. Lo último será el intento por entender, o por alguna otra cosa. El intento. Lo humano tiene eso. No Pedro? Lo humano tiene eso.
Esto podría ser una carta, una adivinanza o una confesión. Podría ser un dibujo, un arrecife y hasta la mitad de un sachet de leche. Da lo mismo lo que sea mientras ocupe paciente el soberbio lugarcito que le dimos. Otro de esos giros extraños que tienen las novelas modernas.

Anuncios

9 comentarios to “La Elegancia de las Formas”

  1. livio Says:

    Me gusta la mitad de un sachet de leche. Celebro tu blanca y homogeneizada prosa.

  2. lobo. Says:

    Las novelas modernas son un festín de frases cortas y musculadas, de palabras puestas en conserva para luego írselas comiendo de una por una como cerezas, de barítonos bramando y barreteando sobre el estrado, compitiendo entre sí para ver cuál bufa más alto; pero lo peor de ellas es el maldito telón, que nunca se levanta del todo y que siempre cae antes de que finalice el acto… no es así, maestro? ¡¡¡ Y yo qué sé !!! Por qué me pregunta esas cosas? A mí lo moderno no me va. Chúpele la vulva a su mujer, y entenderá lo que es la novela. Un acto íntimo, como las conversaciones al oído. Luego chúpese el mingo, y comprenderá lo que es la novela moderna. Un acto intimista, donde uno es el que se habla y donde sólo uno es el que se entiende. Pero, maestro… chuparsela a mi mujer puedo, pero al mingo… Ni al mingo ni a nada, porque usted no tiene vulva, ni tiene mingo ni tiene sesos, estanque de mierda, pinocho de porcelana !! Pero… pero… A callar !! Y váyase con su música a otra parte, que me ha despertado justo cuando Aldonza había aceptado montarse en mi rocín Bueno, querido público, como les iba diciendo y, como tan gentilmente nos ha ilustrado el nunca bien ponderado maestro, la novela moderna es… es… ¡Diablos! Corta y volvamos a empezar…

  3. Asterión Says:

    Disculpemé viga, pero si lo último es el deseo por entender, entonces, es igual que el inicio y que el durante. De esta manera, no hay diferencia entre el principio y el fin. Luego, principio y fin es lo mismo. ¿Quiere decir que nunca Muerte, como diría Macedonio?

  4. Laviga Says:

    Livio, un comment UltraPasteurizado, que le dicen…
    Lobo, a ese maestro le falta algo. Y eso que le falta es lo que seguramente lo pone de tan mal humor.
    Y al fin alguien que llama vulva a la vulva y no vagina, que hay alta diferencia entre ambas, redios!
    Aste, que es de la vida de Macedonio?

  5. DudaDesnuda Says:

    Me parece que Macedonio se suicidó con Borges, allá lejos y hace tiempo (perdón por meterme en tu pregunta)

    “Lo último será el intento por entender, o por alguna otra cosa. El intento. Lo humano tiene eso.”

    Carajo, si Asterión no me sembrara más dudas que las que ya tengo por naturaleza casi diría, que no. Que no hay diferencia. Pero, para variar, seguro que me equivoco.

    Besos y contradicicones.

  6. Macedonio de Frutas Says:

    Acá meando. Hablando con mi fantasmagórico Ego.

    ¡Guarda con Frutos!

  7. elultrafusilado Says:

    vamos a hablar de esa herida que sangra de noche, del agüita nieve que cae como si nada, de los tornillos sin rosca, de la cadencia de la madreselva, los ciclos de carnot y la taxidermia, eso si, bebiendo de a sorbos sin hacer ruido

  8. Pal Says:

    es precioso el poema del inicio… es tuyo?digo de tu propiedad intelectual?

  9. Laviga Says:

    Duda, Borges no se había muerto de ceguera?
    Mac, claro! vos lo nombrás porque ya no corrés riesgos, no?
    Cip, estás muy raro vos, máquinas de vapor, tornillos sin rosca… Es un mensaje subliminal, algo que yo deba desentrañar? Qué es lo que tanto andás bebiendo?
    Pal, no, no es mío. Es de “Pequeña Orquesta de Reincidentes”. No es genial?
    Acá va entera:

    Noche de espinas (G.Pesoa)

    Yo nací de nuevo al verte en casa.
    Y quemé las naves por volver.
    y me vi caer otra vez en tus brazos,
    y tejer de grietas tu pecho y tus ojos.

    Me vestí de venas y arropé tu risa
    y jugué a encontrarme en tu latir de ahogada.
    Esta vez no hay culpa que apague mi llanto
    ahora mi piel deberá acostumbrarse al invierno

    si siempre fui el que inundó tus labios de hielo
    si siempre fui el que cubrió tu cuerpo de duda
    si todo este dolor me despierta de noche.
    quiero dormir hasta el fin de la luna

    Escuché decir que el juego termina.
    Y te vi correr por las calles del odio
    vamos a hablar de las sombras que esperan ser vistas.
    Vamos a hablar de esta herida que sangra de noche.

    El dolor se ahoga entre tus piernas,
    como estos años de alas desnudas.
    Estoy buscando tu cuello en mi museo de espinas.
    no creas que es fácil nadar en el mar de la pena.

    si siempre fui el que inundó tus labios de hielo
    si siempre fui el que cubrió tu cuerpo de duda
    si todo este dolor me despierta de noche.
    quiero dormir hasta el fin de la luna.

    (gracias, dibu)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: