Lo que sangra – Parte 7 – (Fue lo mejor del amor)

Toma 34. Como Los años de Mary (perra).
De blanco a un primer plano de Ella girando alrededor de la silla donde él está sentado con los ojos vendados. Quiere jugar al gallito ciego.
– Quién soy? Qué quiero? Hasta cuándo?
– No pienso jugar a este juego, me puedo lastimar. No ves que no veo veo?
– Qué ves?

Corte y toma que abarca la parcela Apleno en el country. El jardín familiar, vergel como pocos, florido y sin par, contiene a las nenas que gatean y tratan de tocarlo todo. Ella no puede con ellas. La azul, cada día más hermosa hace garabatos en la tierra (para vos), Margot hace ruido con dos palitos contra todo lo que cree sólido (atrevida), y la roja arranca y mordisquea plantas venenosas (qué peligro). Un peligro el jardín. Nadie las mira. Suena Michelle (felizcumpleMichii…) en la radio portátil, pero no la Michelle de los Beatles, sino la Michelle instrumental de All that Jazz, en un enganchado para nada bailable con Vivaldi y su Concert in G, del mismo colegio. Seis minutos exactos de domingo con sol (sostenido).
La cámara gira hacia Marquitos que juega, desde una palangana, a romper con la pelota las flores del jardín. Primero, un pelotazo a cada Margarita, luego a la alegría del hogar y por último, a los pensamientos, que crecen como enredaderas y suben por la medianera, como queriendo escapar de tanto encierro inútil.
– Papá, cuándo me vas a traer la témpera? – pregunta Marquitos. Margot levanta la mirada.
– Cuando me saque la venda de los ojos, querido. No ves que no veo, veo?
– Qué ves?

Ella le acerca un mate con hojitas de verdeo (para darle sabor). La yerba es insípida y abundante. Nada calma la ausencia, todos con su histeria a cuestas, a matelisto y baybiscuits. Él sonríe. La quiere tanto. Quiere tanto amarla y hacerla feliz.
– Cuando sea grande quiero enamorarte.
– Está caliente?
– Si yo pudiera, te haría tan feliz…
– Mirá esas nubes. Mejor destiendo la ropa y la entro antes de que se venga la lluvia y me moje todo de nuevo otra vez.
– …como un día de domingo.
Ella corre a buscar la palangana de Marquitos, que sale disparado de la misma.
– Enjuagala mami, mirá que se me cayó algo del blanco adentro.
– Vos y tus blancos, hacemelfavor y entrá a las nenas que se me van a deteñir cuando llegue la tormenta.
Marquitos obedece con una ternura inmensa y las lleva de a una hacia el interior de la casa. Ella vacía la soga justo a tiempo para evitar las primeras gotas de lo que ya comienza a parecer la tormenta de Santa Rosa, con su eterno delay hacia septiembre, que este año parece durar mucho más demasiado que en años anteriores.

Toma 38. Desde el interior de la cocina hacia el jardín. La lluvia ya es torrencial.
– Y papá? – pregunta Marquitos. Margot levanta la mirada.
– Y papá? – pregunta Ella.
Y papá afuera. Toma desde la grúa, en picada a primer plano de él Apleno bajo el agua, con la venda empapada y el alma que retoza en el recuerdo del recuerdo del recuerdo del milagro de las pieles bajo el agua de hace tanto.
Cierra el capítulo a blanco. La producción comienza a guardar todo en el camión antes de que el barro no les permita salir del country.
– Oiga… no prefiere entrar? Adentro está más calientito, Don Apleno. Lo ayudo? Quiere que lo lleve?
– Deje señor director, yo me arreglo solo. Vayan nomás.
– Como quiera. Nos vemos mañana.
– No creo. No ve que no veo veo?
– Qué ve?
– Muy gracioso…

MAXIMAS Y SERVICIOS A LA COMUNIDAD:
(su aviso “Aquí”)

Pague sus expensas.
No es lo mismo alegría sin diques, que alergia sin diques.
Leer mal y rápido aumenta el riesgo de morir horriblemente.
No todo lo que no brilla no es oro.
Alegrías y tristezas, tedio y diversión son sucesos cíclicos.
Hoy estamos, mañana no… qué más da.

Anuncios

7 comentarios to “Lo que sangra – Parte 7 – (Fue lo mejor del amor)”

  1. RAZORBACK Says:

    Estoy seguro que Marquitos es Marquitos Di Palma. Saludos de Miguel Paulino y de Catón. Y también al marido de Cecilia Pando…alias el Ceniciento.

  2. Mary Says:

    Ayyyyyyyyyyy que HONOR!!! En tremenda saga hacés mención a mi cumple… cuanto amor. Gracias Vi, jamás olvidaré este detalle.
    PD: mejor sería si te hubieras acordado de traerme el regalo… ptsss. Pero bueh… es lo que hay.

  3. Matu Says:

    Plano de fuga en ventana. Se dirige a pasillo y breve travelling hasta la puerta. Alguiwen golpea, la puerta se abre para dejar ver a una mujer poli´cía, paneo de cámara hacia abajo. La policía viste minifalda y medias con portaligas. La camara regresa al rostro de la mujer, no sin antes pasar por un profundo escote. Mientras golpea una de sus palmas con una tonfa, la policía dice
    -¿Usted llamó al “69” -Emergencia Sexual-.
    Primer plano del rostro del gordo bigotudo y eterno de todas las películas XXX. Sonrisa canyenge, de cotelé. Su pecho peludo nos indica que está en pelotas.
    -Pase, oficial.
    Fundidio a blanco. Imágen que regresa. Plano de frente al bigotudo, sentado en un sillón, arrodillada, y de espaldas a la cámara, la policía muestra el culete bajo la minifalda, mientras fela al actor.
    ¡Qué lindo es el cine!.
    Felizcumpleaños, Mary.
    Para tu cumpleaños (y para cualquier otro día), te daría.

  4. deapoco Says:

    yo te compro el libreto y lo filmamos.
    estás contratada
    (Matu también)
    Mary (perra) te queremos.

  5. Laviga Says:

    Razor, usted cree que DiPalma, porque dobló un dibujito animado, puede pertenecer a esta SuperProducción? Por favor…
    Mary (perra), cómolvidarte, cómolvidarte? Y lo del regalo… es de locos, ayer tampoco te lo dí. Será de dios.
    Matu, querido. Veo que lo tuyo es el arte audiovisual. Bien ahí. Me queda una sola duda de preproducción: A la chica, se le ve el culete o el cullotte?
    Dea, mirá que soy cara… (y Matu, ni hablar)

  6. Moro Says:

    Puta madre, ahora no puedo dejar de tararear canciones del potro (potrazo).. ‘sedesespera porque elmiedorrón daotraveeez..’ ‘y mira qué ironía, queridaaaa…’ yalalalaiii… ¡Aguante el cuarteto! ¡Rodrigo Vive!

  7. Matu Says:

    Se le ve el culete, y en vez dwe cullotte, tiene puesta una tanga, que el bigotudo ni se molesta en quitar a la hora de los bifes. La hace a un lado enganchándola con los dedos índice y mayor.
    Moro: El Gordo que tocaba el acordeón en la banda de Rodrigo era cliente mío (no te voy a decir cliente de qué).
    Siempre decía que el Potro era un tipazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: