Lo que sangra – Parte 4 – (“24 Bugs Got a Devilish Grin Conga”)

Toma veinte. Toma veinte y los anuda. Toma otros veinte y otro nudo. Veinte más y sigue. Hace mechoncitos de a veinte pelos, casi todos canitas, casi todos al aire viciado de la jungla de cemento y diurna polución. Los guarda en el cofre diario que ella le regala con cada amanecer.
– Es como adjuntar archivos en falta, querido. Vos los ponés ahí, en draft, y listo.
– No entiendo.
– Mirá. Si guardás tus canitas en tu cofre, si de veras las guardás con amor, a lo mejor prosperan y crecen ilimitadamente como en ese libro de García Márquez, ese que a la chica le crecían los pelos después de muerta, te acordás mi vida? (…te acordás de mi vida? Te acordás de cómo éramos antes de los detalles de pintura de marcos? Ay, mi vida, cómo te extraño… Ay! cuánto dolor es más no verte! Me duele tanto que) …me bañaría en xilocaína si tuviéramos bañera.
– Eh? No tenemos bañera?
(a ella se le escapa una lagrimilla que se desparrama por el pasto del diminutísimo jardín familiar y produce una inundación de considerables dimensiones, razón por la cual deben abandonar la isla en una canoa que él siempre tiene a mano por si acaso llueve demasiado en Nordelta).

Toma aérea larga y lenta de la canoa a la deriva por los canales del Tigre. La familia Apleno, con Marquitos de grumete, él como capitán de la nada y ella tejiendo felicidades en RGB para calmar a las nenas que chillan como nenas, que lloran como nenas, que reclaman como nenas. Las tres en una. Las tres en ella. Las tres, débiles mujercitas desmembradas, despersonalizadas, llenas de miedo al agua (la tierra engorda y el fuego me envenena la salsa, dame aire, oropeles y valores. Dame luces patinadas que envuelvan el viciorama de tanto color inalcanzable).
Se acerca toma steadycamerada y deja foco en la cara de él, en sus ojos desorbitados de alma en remojo. Se pregunta si para abajo hay dos metros de agua o si es como el Nahuel Huapí el lago que se lloró su mujer.
– Al próximo, si es varón, le vamos a poner Nahuelito…
Corte.

Toma fija del atrio de la Parroquia de Nordelta. Aparece (por la derecha) el Sumo Sacerdote acompañado por el Chamán de turno y una intérprete bilingüe que habla español y Taichí.
– Lo sentimos mucho, querida familia.
– …
– …
– Les podemos ofrecer techo, unas mantas y un plato de frijoles. De seguro mañana todo volverá a ser como antes del diluvio.
– Gracias… (la perplejidad no la deja pedir mayonesa para aderezar los porotos) padre.
Marquitos nota la desesperanza en los ojos de su madre y se come el llanto. Nace una neurosis en escena, esto es casi como The Truman Show! (la producción está tan feliz, que larga todo sin cortes, sin foco, y se va a festejar el golazo a Las Cañitas, razón por la cual la familia Apleno pasa la noche bajo el cobijo del techo de la Iglesia de la Virgen de la Divinísima Soledad de la Hostia de Nuestro Señor Shinefully, se come los frijoles y de postre, la misa vespertina)

El capítulo cierra cuando la cámara se queda sin batería, foco en el atrio, sonido ambient, Café del Mar.

AVISO: La producción no se hace responsable de los ataques de pánico o vicios mentales que pudieran aparecer con la lectura de “Lo que sangra”. A lo sumo pide disculpas e invita a leer Orsai o a Bucai o similares. Si sufre de trastornos estomacales, vértigo inmemorial y calores premenstruales, aléjese de la pantalla. Si no sufre, pase la receta. Esta producción se comunica con Personal y lee “Las viudas de los jueves” para achicar el espacio temporal con la muerte. Elija usted “cuál de estas habitaciones se ajusta mejor a su encierro”. (gracias dibujitos)

Anuncios

9 comentarios to “Lo que sangra – Parte 4 – (“24 Bugs Got a Devilish Grin Conga”)”

  1. Mary Says:

    OTRO CAPITULOOOOOOOOOO de la noveliiiiiiita!
    (y después hablan de la payasada esa de Montecristo. PEROPORRRRFAVOR!)
    Que lindo empezar asi el día.
    Gracias Vi. Ahora si, me bua leerlo.
    Saludos.

    Mary

  2. Mary Says:

    Dios mio. Este relato me tiene como loca.
    Me dejó reflexionando… pobre gente …no?
    Tanto sufrimiento y encima los porotos sin mayonesa!
    El que más lástima me dá es el Sr. Apleno.. tan infeliz, tan solo entre tanta gente, sin la mas remota idea de por que su señora esposa llora Nahueles Huapises.
    El muy estupido se cree que a el, eso no le importa. ILUSO.

  3. Mary Says:

    Yo conocía la iglesia de Nuestra Grandísima Ostia del Reverendo Bergfully donde, justamente , la otrora amiga mía (que El Reverendo la tenga en su sobaco eterno), la mismísima monjita Piermarochi aprendía infinitos idiomas y en sus ratos libres transcribía biblioretas del Arameo al Taichí, en otro de sus grandes aportes a la humanidad… y asentamientos perimetrales.

  4. Asterion Says:

    Las artes visuales están velando a la literatura con nichos de planos, fundicos, virajes y gritos de corte. Lo que empezó como novela sigue como telecomedia.
    Che Laviga, porqué cerrás signos de pregunta si no los abriste ¿de apurada, nomás?

  5. Asterion Says:

    Fe de erratas: donde se lee fundicos, debe leerse fundidos.

  6. dibujitos Says:

    pero dejese de agradecimientos y mas aun de comillas.
    grasiavó.

  7. luc Says:

    Como era previsible, se me adelantó la Mary con algo relacionado a lo que yo pensé.
    Pero igual lo voy a decir:

    Los porotos son algo bastante asqueroso, pero ¿con mayonesa?…
    ¡dios mío, la prota está verdaderamente mal!
    Me encantan los nichos planos, fundidos y gritos de corte, pero coincido con el señor Asterión en cuanto a los signos des-abridos.
    Esa es una mala costumbre heredada de nuestra madre el águila.

    Todo lo demás lindo, muy lindo.
    Que no se corte.

    Y no te preocupes por las prolijidades que el blog está para eso: para borronear. Los comentarios están para la adulación estimulante y también para la crítica constructivista que, cuando corrijamos (véase el “amos” que no es Tori Amos, pero igual , véase) para la edición, será tomada en cuenta (según el caso) o no.

    En todo caso, si llegara o llegase a ser una telecomedia. ¿qué mal habría en ello mientras Francella, Franchela (o como sea) y Florencia Peña no sean los protagonistas?

    Viga: yo te sigo a todas partes, cada vez te quiero más, pero, por favor me cerrás los signos. ¿Eh?

    Y al pibe, a Marquitos, pobrecito, ¿no le cabe más un lilita-violáceo? Digo, porque me lo estás matando.
    Y a las excusas jamás hay que matarlas.

  8. Laviga Says:

    Mary, si, si… la saga no ceja (ni se deja) y nos invita a la reflexión como nada más en el mundo. Además, en el intercambio se aprende. Quién hubiera dicho que la monjita travesti también traducía bliblioretas al taichí…
    Aste, las artes visuales velan por mí y por la literatura toda, lo sé. Con respecto a la apertura significativa… ¿Cómo che? ¿¿¿Cómo che???
    Dibu, lo justo es justo. Escuchó el compact? Rico?
    Luc, es un vicio que a mí me sienta bien, que me hace feliz, que me da ganas de vivir. Es como fumar, entendés? Y tan mucho más fácil y sano. Si palabras como “cómo”, van con tilde cuando son inicio de pregunta… para qué avisar con un signo más que va pregunta? Tienen razón los anglos. Lo siento. Me declaro en rebeldía.
    Del violeta podemos hablar. De Lilita no. Larga vida a Marquitos.

  9. RAZORBACK Says:

    Toma 20, toma aerea…toma esto..toma aquello. Esto se está transformando en un juego de perinola..Me voy al bar…me salió Toma Todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: