Archive for 28 junio 2006

La beau rôle

junio 28, 2006

Generoso saber el del agua
Que toca a la semilla por debajo de nosotros
Haremos sombra a su brote desparejo
Principal, vertical, arrasatierra
Le haremos sombra a la vida que lo logra
Daremos testimonio, diremos que nació
A pesar de los nosotros que indignábamos el barro
No le importarán las voces, ni la noche, ni el deseo
Ella subirá
Para hacer su propia mezcla con el aire de los aires
Y hasta el final de los tiempos, la veremos voluptuosa
No tuvimos nunca el derecho de quitarla
Primitivos forcejeando con palabras

Nosotros también hemos subido
Dirá
Estos duros escalones de existencia peregrina

El arca asimila embriones de nostalgia
Pero nunca alcanzamos a parir al muerto
Ni a la desnuda conciencia de no ser imprescindibles
El agua misma se descompone a nuestra sombra
De tanto sentar cabeza, hemos culpado a las sillas
Hemos perdido la gracia
Qué esperanza nos abriga
Con qué vanos gorjeos nutriremos a los hijos
Cómo no bajar la cabeza
Cómo no sentir vergüenza
Si se nos ha olvidado la esencia
Si ya no hay revolución

(more…)

Anuncios

Amarillo

junio 27, 2006

Desde el auto lo descubre y sabe que él es el hombre de su vida.
Fantasea rápidamente una cena con él, una tarde con él, una existencia con él.
El semáforo se suelta. La primera no entra y las bocinas comienzan a apurarla.
El hombre deja de interesarle.

(more…)

Rojo

junio 26, 2006

Desde el auto lo descubre y sabe que él es el hombre de su vida.
Fantasea rápidamente una cena con él, una tarde con él, una existencia con él.
El semáforo libera la caravana. Ella pone primera.
Ese hombre no le pertenece.

(more…)

Great Gig

junio 21, 2006

Simulás ser un hada maldita que recorre las turbulencias del alma.
Una nube te acobarda y tanto amor te guapea. Puta. Mil veces mal.
Hada simulante. Creadora de holocaustos y de mares inmetibles.
Deberías someterte a tu misericordia. Dejar de lado tu fiebre volida.
Y miseriar a los que te robaron tanto. Más que la vida, los sueños. La libertad. Y hasta a un poco del hambre que también te robaron. Casi una herencia. Es sólo cuestión de decirlo, lo entiendan o no. La cosa está muy clara. Los cuerpos relajados y las respiraciones violentas.
La demolición es a dos cuadras de acá. No nos van a afectar los escombros.
Vos quedate mirándote fijo en la virgen. Eso no falla nunca. Vos mirala bien.
Las flores se van a ir pudriendo, las velas. Pero no te preocupes.
Vos seguí mirando. Hasta que ya no se muera y se vuelva acuarela en tus ojos.
Hasta que tenga que simular también ella el milagro.
Hasta que grite de sangre, de limpieza, de tul, de baldes, de boda.
Vos seguí. Seguí mirando.
Perdices y amores, aprendan de esto. Miren también!
Que ya llega el misil a explotarle el costado.

(more…)

Continuidad

junio 18, 2006

– Adónde se escondió la noche de tus ojos?
– Por qué no mirás esa ola? Se parece a vos.
– No me vas a contestar esa?
– Es que la ola se te parece. Y hace un miedo de locos.
– Hace años me gustaba creer que yo era primavera.
– Vos no creés que hace un miedo de locos?
– Para mí que hace tiempo. Mis dedos están entumecidos. Será la tristeza. Adónde se escondió la noche de tus ojos?
– No había notado lo de tu risa.
– Una sensación rara ver una ola con forma de mí. Es lindo esto de las raras sensaciones.
– Me voy a tirar vueltacarnero desde el cubilete y le voy a hacer jaque a ese ancho de espadas que tenés en la gatera.
– Linda frase. Yo voy a ver si me hago unos mates salados. Me irritan bien la garganta.
– Te dije que ayer cumplí ciento veinticinco días sin mirarme?
– Adónde vas cuando nada alcanza?
– Yo me quedo quietito. A lo mejor no se derrama.
– Si, claro. Suena lógico.

(more…)

Lucha de Gigantes

junio 13, 2006

A casi un año del inicio de la tragedia, cada domingo, la psique sigue expuesta a riesgos por fallas en el funcionamiento de la percepción.
Luego del último siniestro, se incrementaron las inspecciones sobre los individuos, muchos de los cuales fueron aislados y hasta excluidos, de modo que, en la actualidad, sólo funciona la tercera parte de los de hace un año.
Sin embargo, como señalan desde la propia Intuición, en ese período aumentó la actividad emotiva en zonas no habilitadas, situación que beneficia a aquellos sujetos que no reúnen las condiciones exigidas, en detrimento de quienes sí operan con los papeles al día.
Por otra parte, como también reconocen fuentes oficiales, el sistema de sanciones es tan benigno, que permite que sujetos sancionados varias veces vuelvan a ser funcionales luego de pagar una multa reducida.
Todo indica que, a pesar de la magnitud de la tragedia vivida, ni el Súper Yo, ni la Intuición hicieron los esfuerzos necesarios para adecuar el sistema de controles y de sanciones a las necesidades del Yo, priorizando las luchas internas por los espacios de poder. Se sabe que, durante esta etapa, ambos organismos invirtieron una notable cantidad de horas sesión y de energías en pujas vinculadas con la distribución de los espacios de placer.
Éste estado de situación coloca en riesgo a todas las zonas que intentan la felicidad y las obliga a suplir con su propio juicio y criterio las fallas en el funcionamiento de la Intuición y los abusos del Súper Yo, otra consecuencia que genera una competencia desleal entre los individuos, viéndose perjudicados aquellos que invierten para cumplir con las normas establecidas tendientes al bienestar general (y particular) de las partes.

(more…)

Isótopo

junio 13, 2006

Desde el comienzo siente que algo lo espesa, que su sustancia incompleta y virgen tiene una acústica distante, que las voces escórpias y las máximas sagitarias flamean en su inteligencia y descargan significados que intenta adivinar.
Cada astro lo confunde y el espacio mismo se descomprime en milésimas inalcanzables y en zumbidos de mercurio infectado con agujas.
Espatula respuestas y tiñe con sangre sus rojos vespertinos. El mareo de tanto caos lo irrita.
Ya no recuerda las poesías leídas, ni el rigor de la balanza. Todo sabe a café quemado, pero ya no todo se vomita bailando.
Las señales lo confunden, y una marquesina de leonas, toros y cabras se inconexa en su orilla y le eclipsa las prudencias. Las murallas ocultan tumores y en el mar lácteo, dos peces gigantescos contienen la respiración y huyen de la incertidumbre.
Antes de dormirse, entre millones de estrellas, tiene tiempo de desear
que un fuego semiariano lo convierta en galaxia digna.

(more…)

Reacción encadenada en P-239

junio 13, 2006

Había otra vez, ya no una mosca. Esta vez, era otra cosa. Desconocida. Enorme. Gigantesca, monstruosa. Que vivía a pocas manzanas de mi planta de geranios, planta enriquecedora de plutonio que, bañada en agua pesada y sahumada con cigarrillos de todos los colores, transcurría sus días muy deliciosamente.
Ésta otra cosa, acrecentaba su power desde la ventaja dada por la cercanía, por la vecindad con mi planta de geranios, y se llenaba de electrones libres que, cada segundo, aumentaban su velocidad orbital, obviamente, alrededor de ella.
Le orbitaban, cada instante, más y más partículas que la enriquecían pero que, a su vez, la hacían mas tóxica y potente.
Y ella se preocupaba, cómo no hacerlo, porque sinlentamente se iba volviendo inestable, peligrosamente delicada. Un disparo más puntual en su núcleo, y listo. Chau. Todo al recarajo. Todo lo logrado, chau. Kaput. Se finí.
Por eso, esta otra cosa se esforzaba por girar en contra.
Ella batallaba por volver siempre el tiempo atrás. Antihoraria.
Como Superman I, enajenado, queriendo salvar a su amada Louise (por qué nunca nadie piensa en Thelma?).
Y se moría por convocarlo, muy a pesar del día, muy a pesar de no tener la clave, el número mágico, muy a pesar, su muy pesar. Su gran pesar de domingo madrugado sin noche previa, más que en sus ojos, como decía Aute (aunque ella odiara a Aute más que a su destino de ser simplemente otra cosa. Desconocida. Enorme. Gigantesca, monstruosa.)
Y entonces se aflojaba de la pena, se resiganaba y dejaba caer los hombros y los párpados, y a los electrones hacer su trabajo y al reactor dispararle, bien en el centro de su núcleo, ese neutrón que le hiciera la fisión suficiente como para romperla en miles de millones de trillones de pedazos y obligarla de esa manera a rearmarse de nuevo, cíclica. Tricíclica (aunque ella odiara el pedaleo, tanto como a Aute, o quizás un poco menos…)

(more…)

Fire

junio 7, 2006

Abandonó los papeles mientras se iban carbonizando. Dejó atrás todo: palabras, signos y las más ideales historias aún no escritas.
Huyó como lo hacía siempre de los placeres.
Luego, desde lejos, desde bien lejos, y viendo como se elevaban las llamas, pensó en describir esa furia y al miedo, pero las oraciones se le resbalaban asustadas por entre los dedos y tuvo que contentarse con un mirar indolente y desgraciado, con oír el crepitar de su fueguito, que ya se iba extinguiendo, y con no sentir más que el lamento azul que se le aparecía de a ratos.
Las estaciones pasaban como trenes, insultantemente ajenas, y las novelas seguían sin crecer, como si las llamas las hubieran arrancado de raíz en una profilaxis ridícula hacia el amor.
Atrapado por nuevos espejismos, y más resistente a la locura ajena que a la propia, sintió que aquellos relatos aparentes formaban un vacío denso y celular, y notó, en la soledad que le reflejaba ese humo, la Némesis de su desmesura. Entendió. Que cuando finalmente las musas lo perdonaran, ya sería demasiado tarde. Supo que cuando pudiera volver a escribir, ya no habría ojos, ni pieles, ni lágrimas, ni almas salvajes que quisieran regresar. Supo que estaría solo en ese infierno de fuegos sin sentido. Supo que ya nadie volvería. Ni a leerle las historias, ni a sanarle las heridas.

(more…)

Juegos

junio 7, 2006

Arrastramos nuestra sombra
La raspamos sobre pieles
Colchones, adoquines

Ella nos deja
Se somete

…y espera su turno

(more…)