Huid Mortales

Ella haría todo para atraerlos.
Se hizo un corte en la palma y dejó que su sangre cayera al agua.
Cerró los ojos hasta que sintió un aliento húmedo en la nuca
y algo, como unos peces, acariciándole de nuevo los pies.

Anuncios

8 comentarios to “Huid Mortales”

  1. V. Onoff Says:

    De nuevo…

  2. V. Onoff Says:

    Tendremos que dejar a nuestra sangre acariciarnos en silencio para amarnos como los peces, en el agua, con los ojos cerrados.

  3. Laviga Says:

    Onoff, si. De nuevo.
    Onoff (2º) “Y de nuevo el silencio invadiría el agua…” Casualmente.

  4. x Says:

    Eran piranhas o tiburones…?

  5. V. Onoff Says:

    Y lo bien que hace. Total… el aumento de temperatura no quiebra el silencio.

  6. Laviga Says:

    x, ni idea, ella no quiso mirar. Tuvo miedo de que le gustaran.
    Onoff, qué bueno. Una pileta climatizada?

  7. Oz Says:

    A tus pies, nena. Siempre.

  8. Laviga Says:

    Hm.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: