Archive for 26 noviembre 2005

Descanso III

noviembre 26, 2005

Quise cambiar un poco el rumbo de mi vida y me vi metida
en un laberinto peliagudo de pasillos angostos y paredes cerradas,
perdida de la manera más absurda. No veía gente, ni puertas,
ni ventanas, ni luz. Solo yo. Ni mi sombra. Ni mi miedo.
Quise volver desandando mis pasos, pero la oscuridad era absoluta.
Deambulé por horas, por días. Los meses transcurrieron.
Habían pasado diez años cuando te encontré.
Ahora, al menos, ya no estoy sola buscando la salida.

…y me desespero escalando el tiempo que me afuera de Vos y enarbolo la melancolía la saboreo hasta sentirla oscurísima hacerme música inventarme tuya y sé que Vas a llegar con tu risa a cerrarme los ojos a coserme de nuevo a la Vida a convertirte en escenario Para mí a Verme bailar Para Vos y te invitaría Pero Vos sabés que en realidad lo que menos duele es la demora…

A veces siento muy grosera la manera tan eficaz que tiene el destino de embocar esos dos o tres estímulos insignificantes en la única grieta que tiene mi felicidad.
Porque es entendible que uno no le ande poniendo chalecos a la alegría.
Es precisamente alegría porque anda desnuda y sin preocupaciones,
no sé si me explico.
Ahora, que venga el destino y descaradamente descubra la fisura, eso ya es demasiado.

(more…)

Anuncios

Descanso II

noviembre 23, 2005

Ni esa barrera que nos separa con saña, ni veinticinco años de enfermedades contagiosas me alejan de vos.
Me hacés creer que no soy obvia, que no tengo manchas, que mi sangre
es azul. Y a la sombraluz de tu mentira, bailo colgada del ángel que custodia el alma de los suicidas contrariados, esperando que me desnudes el alma,
ya que otra cosa es improbable.

Había una vez un Universo perfecto en el que las almas y los cuerpos
estaban en estado de satisfacción permanente. Un estado en el que
resultaba imposible pretender otro. Un día, llegó un dios muy muy muy malvado, miró la obra y vio que era demasiado buena.
Entonces regó la creación con litros de deseo.
Hubo inmunes que siguieron viviendo sus viditas de satisfacción absoluta.
En cambio los débiles…

Para ser lo que soy, antes debí morir. Ahora que estoy muerto puedo afirmar que fui Borges. El mundo es real yo soy Borges. Ahora que converso con Macedonio, Bioy, Lugones y Shopenhauer, puedo decir que la eternidad es algo aburrida, pues carece del mágico atractivo de la duda.

Estoy pensando seriamente en empezar a apagar la computadora.
Quizás si no estuviera prendida las 24 horas…
El protector de pantalla me hipnotiza. Me absorbe irremediablemente.

(more…)

Reportaje a Matu

noviembre 22, 2005

(more…)

Ella parte de mí

noviembre 21, 2005

Y esto es para mí ella parte de mí. Simpatía, ternura y barbarie. Ella parte de mí armoniza y desafina. Decide, se arregla, se descuelga de una dendrita
y se dedica a galoparme la cabeza como un delfín.
Cuando la descubro revelándose, tengo la sensación de que es una araña que me teje. Tan poco destilada para explicarse, me cuenta sus ideas, principios, percepciones, tan claramente en dos o tres metáforas,
que me es dificil no creerle, no entregarme.
Ella parte de mí es clarísima y contradictoria, se equivoca y sin embargo tiene esa increíble impronta que la salva. Y no sólo eso, sino que me divierte con sus errores repentinos, tan disléxicos. Errores que son producto de una pasión desbordada, de una paz mal domada, que sin querer ama como pulpo, como queriendo abrazarme, a mí y a ella misma también.
Y tengo la sensación de que sólo puedo completar una imagen de ella parte de mí, cuando la veo mezclando y jugando a desobedecer todas las reglas básicas de la realidad. Logra unos sonidos simbólicos tan incómodamente compatibles, que me obligan a probar y a tragar sin tiempo de digerir lo que me va dando a los sentidos.
A veces sospecho en ella parte de mí a una engañadora, a una maga
que sin tener idea de lo que va a hacer, de pronto irrumpe en el escenario de atrevida nomás, y es brujería pura. Y cuando vuelvo a mirar, ya no hay nadie. Subió y se fue. Y dejó su hálito, en representación de que estuvo.
Y no tiene derecho esta tipa a hacer lo que me hace porque después, cuando se va, ella parte de mí ya no está, claro pues, y me deja sola y con las ideas revueltas y sin un órden del día.
Y yo estoy segura de que a ella parte de mí le duele tener que esconderse después de cada actuación. Pero también sé, que si pudiera hablar me diría que no me preocupe. Que ese dolor nuestro es agradable. Placentero.
Como el de una herida cicatrizando.

(more…)

Noción de Voz

noviembre 16, 2005

Entre tu miedo y el mío
No existe un abanico irremediable
De pasiones contrariadas?
No pelean diablos blancos
Alados, geniales, directos
Como alondras / jazmines /
Pieles / dragones / caballos?
No nos inflan de deseo
Para elevarnos en el gozo caduco
De sólo una porción de vida?

Y si cobijo las piedras como hijos
Nuestros / tuyo y mío / nuestros
Ya que navegaste mi alma
Decime sin dolores
Si mañana es diferente
Si la piedra que arrullo
En nuestro nombre
Nos hará abuelos de pájaros /
Canciones / retratos / luciérnagas
O si es vana / no lo es /
Mi noción de tu existencia

Y si velamos en cada palabra
La saliva que morirá sin sabernos
Seremos cascadas de sal / sequía /
Remolino / desierto / sol
Que barra el ensueño y desmorone
Y levante hasta mañana
Los médanos que no nos caminamos
Vírgenes de lo innegable que sorprende
Cuando termina la siesta

(more…)

Legión

noviembre 11, 2005

…su mano izquierda. Un punto negro quedó impreso en la piel.
Repitió la acción. Otro punto. Y luego otro. Probó una línea.
Con una letra? También pudo. Y luego otra y otra y otra más.
Y letra tras letra, fue dibujando su mano hasta que la hubo escondido
en tinta.
La valentía crecía y siguió subiendo por su brazo hasta el hombro. Letras.
No dejó centímetro de su brazo sin escribir. Siguió por su hombro, su cuello. Cambió de mano. Volvió a empezar.
Letras y signos en dedos, mano, brazo y hombro.
Se levantó y caminó hacia el espejo. Leer a los demonios era sencillo.

(more…)

Sweet dreams

noviembre 9, 2005

No es la primera vez. Esto ya pasó antes. Por eso el terror,
por eso el deseo de desaparecer.
El viejo que entra y saluda a uno por uno hasta llegar a ella.
Y le regala un chupetín. Para después de comer, le dice y ella ni lo mira.
Ocho años.
Come bien despacio, no prueba el postre.
El calor en las orejas le indican que llegó la hora del café. Que las mujeres se van a la cocina a lavar y que el abuelo se queda a solas con ella.
La cosquilla en las piernas y el frío en la espina le piden que grite, que llame, que salga de ahí.
Pero el pánico la deja por otra vez en sus manos.
Enormes.

(more…)

Mordaza

noviembre 6, 2005

Escribí ese relato sobre la muerte del chico de la moto y Vialidad Nacional se quejó por la imagen de incompetencia que este cuento les dejaba en cuanto a campañas de seguridad sobre la utilización de cascos y afines. Rapidamente, tapé ese post con otro que escribí sobre donación de órganos. Pero el INCUCAI me amenazó con emprender acciones legales, porque dejaba muy mal parado a los médicos y a sus veredictos sobre la muerte.
Por eso me metí con dios y escribí sobre sus decisiones, su aburrimiento y su tedio.
No tardó en llegar un mail anónimo que me maldecía en todas las lenguas. Me exigían que respetara las creencias ajenas, dándome esa lata enfermiza típica de los exaltados de siempre.
Entonces busqué un tema más inocuo. El agua. Y escribí sobre el mar.
Grave error. Ya no se puede escribir sobre nada.
En este momento, tengo una manifestación de oceanógrafos, psicólogos, sociólogos, espiritistas, meteorólogos y hasta de bañeros en la puerta de mi casa. Y todos, despotricando sobre ese post.

(more…)