Archive for 30 octubre 2005

Vos de qué morís?

octubre 30, 2005

Llamé a la casa de empanadas y pedí tres. Preparé el plato y llené mi vaso de gaseosa. Prendí la tele y preparé la película. Cuando sonó el timbre, bajé a recibir el pedido. Cuatro pesos, más uno que le dejé de propina.
Mientras esperaba el ascensor, alcancé a ver el accidente. El chico de la moto yacía inmóvil en el asfalto, probablemente muerto.
Quedé afectadísima por la tragedia. Si nunca hubiera pedido esas empanadas, si tan solo me gustara cocinar, aquel muchacho estaría a salvo.
Mientras le daba vueltas al asunto, llegué a mi piso, le di un sorbo a mi Fanta, me serví las empanadas y puse play a la película.
Porque una cosa, no quita la otra.

(more…)

Anuncios

Imago

octubre 26, 2005

Los espíritus que habíamos liberado durante el juego, comenzaron a manifestarse por mi casa con signos tan contundentes como siniestros. Ruidos únicos, gritos y puertas crujiendo, fueron las primeras señales.
Con el tiempo se fueron atreviendo a más. Tomaron la costumbre de girar los portarretratos, desordenar los libros y hasta la de mover impunemente los muebles de la casa. En ocasiones, llegué a sentirlos apoyados en mi hombro, espiando lo que escribía. Como moscas me orbitaban sin disimulo ni cautela.
Harta de reubicar mesas y sillas cada mañana y de la poca intimidad que estos entes me permitían, llamé a un grupo de espiritistas y les consulté sobre el asunto.
Me informaron que eliminarlos de mi casa sería imposible, pero que intentarían confinarlos del otro lado del espejo y que de esa manera ya no serían un problema.
Prendieron algunas velas, me pidieron la copa que habíamos usado aquella noche, se vistieron con túnicas idénticas y sin más preámbulos comenzaron a elevar sus rezos y exhortos alrededor de la mesa del comedor.

Ahora estamos todos mucho mejor. Los fantasmas y yo. Ellos siguen cambiando las cosas de lugar y tirando los libros desde las bibliotecas de mi casa invertida. Siguen con su historia, pero al menos yo ya no los oigo gritar y puedo escribir tranquila.
Sólo hay un tema que me inquieta y que espero superar. Es la sensación extraña de pasar por el espejo y verlos haciendo sus cosas, corriendo el reflejo de mis muebles como si nada. Es ese fugaz mareo de lo insólito. Lo incómodo y discordante que resulta que los espejos de mi casa ya no describan las imágenes en el orden exacto que están de este lado. Es ese vértigo de no poder ignorar la extravagancia de que una de las dos imágenes es incorrecta. Es saber perfectamente que, a pesar del absurdo, la imagen que no se viene ajustando al mundo sea, justamente, la que transcurre tan cómoda de este, mi lado de la casa.

(more…)

Bye

octubre 21, 2005

Grato es vivir en el afecto oscuro de una ficción
Que bien podrían ser los olores de la tibieza
De la generosidad de la luna de octubre

Tu nombre se me hace aire contra la cordura
Delicioso como un día de carnaval
En la cara de un niño de una favela del mundo
Intima con la irrealidad la idea de que seas
Asume la costumbre de okupa en los rincones más oscuros
El recurrente deseo de ser propietario de tu tiempo

Y ya desbaratada la lógica, la razón, la hazaña de olvidar
Placebo de tu tiempo, tu voz
Qué podría preocuparme si ya sé que me perdonaste mis futuros agravios
Como no responder, si vos ya lo hiciste

(more…)

Otro Adiós Sin Dios

octubre 17, 2005

Lo conmovedor de la tarde, acaso por lo sombrío, haya sido lo irreversible
de aquel adiós en tu boca. Adiós que no fue ritual, de esos custodiados por arcángeles que auguran reencuentros, no.
Tu ese adiós definió precisión. Tu ese adiós fue perfecto.
Lo oí como rutina ensayada por tus años de socializar hipocresías,
y te lo repetí idéntico, altiva. Qué más decir. Habías decidido para mí
el camino de la despedida y yo ya nada podía hacer más que seguirlo.
Y sin embargo, cuando te diste vuelta, yo te seguí buscando en la esperanza de la resurrección, un reencuentro en otro laberinto temporal, en ese
espacio multidimensional prometido por mi fantasía de ficción amorosa,
tan cercana a lo erótico. Pero que seamos los mismos, por dios, recé,
y te soñé infinito, completo y abarcando mi antes y después, yo, inexistente de mí, insistente de vos, de tu voz fuerte, una roca, un peñasco, atolón, abrevadero de nostalgias, sabiduría efímera del humo que te imaginé respirando de mi boca, yo, aire, vacío, evocación de tu recuerdo,
tabaco de tu alma.

Que reencarnemos tan humanos (quizás yo con un poco más de fe,
quizás vos con un poco más de paz). Que no haya el adiós y que
ni el riesgo de una fallida resurrección nos inquiete. Que no falten palabras.
Que el diálogo sea eterno. Que solo haya presente. Que no se acabe el día.

(more…)

Close

octubre 14, 2005

Enero de sábanas pegajosas. Peso eterno y un ahogo imperativo que le daba vueltas buscando una tregua, un respiro para no enloquecer.
Buscó desde la cama, casi espiando y con un solo ojo, la ubicación de la ventana. Estaba cerrada, bien clausurada a su obsesiva precaución.
Él sabía que debía dejar el ventanal así. El peligro de caerse era sobrenatural. Él sabía que el riesgo estaba ahí. Que dormido, se acercaría sonámbulo a la ventana y que terminaría muerto en el abismo, estrellado contra el planeta.
Especuló con quedarse despierto, cuidándose con su propia vigilia y le pareció una idea aceptable. Tanto calor no lo dejaba pensar.
Se acercó al ventanal y lo entreabrió unos centímetros. El aire fresquito le calmó la miseria de ese aliento insuficiente y lo hizo sonreír un poco.
Se entretuvo entretejiendo ideas con fantasmas, hasta que el sueño lo convocó y ya no pudo volver a despertar. Quiso abrir los ojos. Se le negaron.
Sintió el delirio de la brisa presionándole la cara, al ventanal abierto, arriba.
Y al suelo acercarse.

(more…)

Nadas

octubre 12, 2005

(more…)

My Precious

octubre 10, 2005

Parecía una miniatura gigantesca. Repleta de detalles minúsculos,
cada centímetro cuadrado de su existencia mostraba paisajes, caras, historias, momentos, palabras. Cada rostro era mostrado con excesiva minuciosidad.
Pero ella era una paradoja inestable. Cada figura giraba o mutaba a su exacto contrario y desaparecía en su interior.
Una mujer, un niño a la luz del día, pasaba a su hombre, su niña en la noche.
Él miraba esa inmensidad inabarcable, buscando el rostro aquel, ideal,
en ese, su propio Aleph, densísimo.

(more…)

Everfuckinglastingdeath

octubre 10, 2005

Llevo por mis venas
corriendo tu salud
– (it is no dying)
– (it is no dying)
son tus calles
– (sound of silence)
son tu túnel
no estás muriendo
– (you are not dying)
túnel infinal
– (it is shinning)
ya no hay puentes
– (it is no way)
te envuelvo, te paseo
no te vuelvas a matar
– (tomorrow never knows…)

(more…)

Juego

octubre 7, 2005

La consigna es simple. No hay consigna. El juego está en averiguar las reglas y a partir de eso, sospechar o adivinar cómo seguir.
Los jugadores son liberados en diferentes esquinas de la ciudad y vagan solos por las calles hasta que se van encontrando. Forman parejas o equipos y deambulan sin plan.
Puede ser que alguien se les aparezca y sin decir una palabra, les entregue a algunos un sobre con dinero, muela a palos a otros, o les diga algo al oído a los demás.
Esto suele dejarlos perplejos, confundidos… y cuando finalmente se estabilizan, se quedan mirando los unos a los otros, tratando de encontrar en los ojos de los demás, alguna pista o regla que los ordene.
Los que recibieron el dinero comienzan a sentir miedo, los golpeados, una necesidad leve de reparación y los dueños del secreto, una tenue vergüenza.
Cuando llega la noche, empiezan a mirarse con recelo. La desconfianza crece. Ya nadie puede pensar con claridad.
Por la mañana, algunos habrán muerto.
Los demás, encontrarán una tarjeta muy bien ensobrada, que les dará la primera pista:
“Seguí participando…”

(more…)

Imbellis Sibila

octubre 5, 2005

Abrió su lengua y dejó sangrar ese sonido cruel que mejor sabía.
Le incendió las mejillas y la piel de los ojos, y se consagró a esperar noticias de ese exilio de palabras.
Desde el extranjero, ella prefirió supurar vapores de desdén, a devolverle ruidos cáusticos en represalia.
Hoy no vale la pena. Ya habrá ocasión para inventar nuevas maneras de quebrarle el velo y de herir su historia.

Se empeñó en resistir el ataque a pesar de la transparencia de la herida. Silenció los llantos y secó las llagas, se vistió de hada y con los ojos negros, se paseó como reina por las ciudades de su alma. Calles y más calles vagó por su alma, mudos los llantos y secas las llagas.
Se dejó engañar por las manos que sostenían la sonrisa en su boca y esperó, deseando que dejaran de sangrar las voces de los dos, para comenzar un nuevo ataque.
Ya nada importa. Solo es cuestión de ver quién le duele al otro la palabra más ardida en el medio del orgullo. Azotar con amores rotos y remediar con polvo de limón.

Así era la receta hasta el momento de la sal, que llegaba cuando los dos,
casi vivos, y sin la custodia de un sentido de cordura, se lanzaban a probarse y a cubrir el mar de sábanas con litros y litros de ternura.
Y antes de que llegara la mañana, se ponían a hacer tiempo, obligados por relojes contrariados, para poderlo perder entre esas telas que habían sido testigos circunstanciales de sus yermas y baldías luchas por hacer infeliz al otro.

(more…)

Malestares

octubre 3, 2005

Comenzaron siendo unas ideas raras que solo notaba cuando había silencio. Trataba de disimularlas con música o apagarlas con ruido, pero siempre volvían.
Entonces ella se ofreció a curarle el pensamiento. A quitarle los miedos, las dudas y las vacilaciones.
Se lo devolvió limpio y más tranquilo. A partir de entonces, su pensamiento sería amable con él. Solo le advirtió que no era para jugar.
– Con esto no se jode. Tu pensamiento se muere por ganarte. Está esperando, agazapado, siempre acechando, oculto tras su sonrisa vacía.
No lo uses demasiado.

Una vez a solas con sus ideologías, él vio que habían cambiado. Eran distintas, más simples. Vulgares.
Las palabras que manejaba no tenían el mismo brillo y las frases que esgrimía ya no cortaban con la misma precisión. Pero no le dio más vueltas al asunto. Es solo cuestión de costumbre, se dijo.

En este momento la está esperando. Tiene un lamento apenas armadito para explicarle su nuevo problema. Debe recordarlo. Necesita pedirle que le extirpe las fantasías, los anhelos y que por favor, se lleve también las ilusiones.
Parece que ya le están empezando a hablar en voz baja y siempre es mejor prevenir…

(more…)